Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘sol’

Las olas vienen bramando

a derramarse en la arena

decorando con su encaje

de espuma toda la escena.

Las pulgas en su escondite

Respiran entrecortado

Y su agujero hacia el cielo

Se reabre apresurado.

Los cangrejos corretean

Con su andar inesperado,

adelante, marcha atrás,

O también de medio lado

Las gaviotas se sumergen

Para merendar pescado

Quebrando la superficie

Del mar, espejo plateado.

Un pelícano grisáceo

Se pierde en el horizonte

Y los lenguados deslizan

sobre la arena del fondo

su vientre blanco y galante

que al pescador ha embrujado.

¡Al agua!  corren  los niños

grabando sus piececillos

por dos segundos exactos,

hasta que el próximo oleaje

deje el pizarrón flamante.

Ya cuando cae la tarde

Y se nos  aleja el sol

Yo quisiera un alfajor

Y mi hermana una palmera

Y la tía teje y teje

Soñando con la tetera.

¡Qué rica sabe una taza

sentada sobre la arena

si los niños corren lejos

y  así no me  la estropean! 

Read Full Post »

3076315053_1271571250 

Niños, -dice la maestra-

Vamos todos a sacar

Los cuadernos, los colores

Y la goma de borrar.

Sobre estas páginas frescas

Empezaremos a armar

Satélites,  nebulosas,

Todo  el sistema solar.

¿Cómo haremos con la Tierra

que se me quiere escapar

por un agujero negro

a los confines de la eternidad?

¡Pronto, tomen sus tijeras

y la goma de pegar;

la cortamos, la encolamos

y nadie la moverá.

Con estos hilos de seda

A   Saturno le quedarán

Los anillos más brillantes

Que una corona real.

¿Y del sol su cabellera

cómo vamos a pintar

para recrear el fuego

que tanta vida nos da?

Rojo, blanco y amarillo

Y anaranjado quedará

Tanto que la luna llena

Más que nunca brillará.

Yo supe -dice Juanito-

Que un astrónomo encontró

Nuevos mundos tan lejanos

Que nadie jamás  conoció.

No lo creo -dice Alfonso-

Si es así ¿cómo los vio?

No hay telescopios tan grandes

Ni en Atacama ni en Ecuador.

Si de Alfonso se tratase,

-salta José- pienso yo

que  todavía la Tierra

sería plana como un tambor.

Si en vez de pelear ponemos

La cabeza en la labor

Nuestro Universo de cartulina

Funcionará como un reloj.

Nuestro Sol está en el centro

Latiendo como un corazón

Y nosotros orbitamos

Todo un año  alrededor.

Esta nube tan etérea

Que parece una ilusión

La  bautizó Vía Láctea

Un hombre que la admiró.

¡Es casi como un camino

para llegar hasta Dios,

cada estrella, un ladrillito,

cada grupo, un escalón!

Este es Marte, misterioso,

Planeta Rojo se le llamó.

Dicen ahora los científicos

Que un día la vida conoció.

¿Será cierto que solo hielos

existen allá en Plutón,

que de tan grande y lejano

hasta su atmósfera se congeló?

Algún día, en el futuro,

El hombre podrá viajar

Comprimiendo mucho el espacio

Y expandiéndolo hacia atrás.

¡En una de esas grandes naves

quisiera ser capitán

y recorrer las galaxias

y el Universo sin parar!

Por mucho que recorrieran

No podrían terminar

Un viaje hacia el infinito

Todos los miembros de la humanidad.

Te volverías viejito

Te tendrían que cambiar

Por tus hijos, por tus nietos

Y a ellos, por muchos más.

Eso creían, es cierto,

Nada  más osábamos pensar

Pero un hoyo de gusano

Promete ser la puerta para viajar

A Marte, Venus, Mercurio,

Urano, Júpiter y muchos más

Que de tan desconocidos

El hombre aún no llega a bautizar.

Así la clase ha terminado,

Nuestros planetas orbitarán

En su cielo de cartón piedra

Y en los sueños que todos tendrán.

 

 

Read Full Post »

pintura_jc._sol_y_luna2.jpg_320_320_0_9223372036854775000_0_1_0

Un año de mala estrella

Doña Luna y Señor Sol

Terminaron su romance

Y el universo tembló.

Apagáronse las noches

La mañana se murió

Y toda la tierra entera

Cerró un ojo y bostezó.

Fueron muriendo de a poco

La yerbabuena y el alcanfor,

Los arándanos, las nueces,

La melissa y la coliflor.

Hormigas de ojitos tristes

Desfilaron en escuadrón

Y en los recodos del bosque

Lloró la ardilla, penó el lirón.

Y allí estábamos durmiendo

Grillo, zorro, trigo y flor;

No hubo nadie aquí en la Tierra

Que no sintiera dolor.

-Doña Luna, no me olvides,

Que cada noche estoy yo

Penando por tu presencia-

Se lamentaba el choroy.

Y la luna, coquetona,

Espiaba sin rubor

Escondida tras los velos

De dos cirros y un nubarrón.

-¡Todavía  me recuerdan,

Se desviven por mi luz.

Y yo aquí, en medio del cielo,

Escondo mi cara como el avestruz!

Las espigas se doblaron

Sin llegar a madurar

Y las manzanas marchitas

Se arrojaron en la mar.

¡Ay qué pena, qué tristeza

Que allí ya no pueda estar

Con su brillante cabeza

Señor Sol al despertar.

Y un año de buena estrella

Se comenzó a murmurar

Que alguna cosa podrían

Los conejos organizar.

En la colina reseca

Se escuchó un fuerte tam-tám

De tantas como eran las patas

En la familia  del conejo Bastián.

Y recorrieron los campos,

Los desiertos, la ciudad.

A todas partes llegaron

Donde hubo ánimos que levantar.

Y un día de madrugada

En que el Sol no iba a clarear

Los ejércitos de la Tierra

A Señor Sol fueron a reclamar.

-¡Cómo es esto, qué desastre

Han llegado a provocar

Estos dos bellos amantes

Que no saben perdonar!

Grandes nubes de abejorros

Que zumbaron al volar

Escoltaron a las rosas,

Los alhelíes y el azafrán.

Las libélulas y el sapo

No dejaron de incitar

A las aves que cansadas

Se tardaban en llegar.

-¡Venid todas, se hace tarde,

El Señor Sol no saldrá

Si toda la Tierra misma

No le reprocha su actuar!

Y ese año de buena estrella,

Ya cuando se iba a acostar,

El Señor Sol a su amada

Su perdón le fue a rogar.

-¡Ven, mi hermosa, abre tus ojos,

Ven la noche a iluminar

Que yo sin tus labios rojos

No me atrevo a respirar!

Y Doña Luna encendida

Ante tanto y tanto amor

Sonrió como una niña

Y el cielo resplandeció.

Alondras y ruiseñores

Cantaron a toda voz.

Gaviotas y cormoranes

Batieron sus alas, hacía calor.

Desde esa tarde gloriosa

En que todo renació

Cada día, por la tarde,

Doña Luna besa al Sol

Y su amado, con sus rayos,

Pinta en su rostro el color.

Read Full Post »