Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘monstruos’

Mantícora es probablemente el más monstruoso asesino serial de la historia y lo único bueno que podemos decir de ella es que habita en cuevas de la India, Irak, Irán, Afganistán y Turquía, es decir, bien lejos.

Su aparición es tan primigenia que se ignora quién la creó, o bien su irresponsable creador prefirió mantener el anonimato.

La primera vez que un hombre enfrentó a Mantícora fue paralizado por el terror.  Justo delante de él, en medio del sendero, había un enorme ser con el  cuerpo de un león, la cola de un escorpión y la cabeza de un hombre, de mechas horrorosas e hirsutas. De pronto, el monstruo abrió la boca, de labios anchos y delgados, y profirió un horrible chillido. Cuando lo hizo, el hombre pudo ver tres hileras consecutivas de dientes, filudos como los de un tiburón,

De pronto, el deseo de vivir bulló en él y el hombre pudo mover sus pies. Retrocedió lentamente, arrastrando los pies sobre la tierra. Delante de él, la horrorosa bestia seguía gruñendo y chillando. El hombre le dio la espalda y huyó como alma que lleva el diablo.

Mantícora rió, ni siquiera intentó correr tras su presa, no era más que un simple hombrecillo, un caminante de ningún lugar. El monstruo alzó la mortífera cola y lanzó las púas que crecían en ella.  Varias de las púas alcanzaron al hombre, que, acusando el golpe,  dejó de correr y trató de caminar lejos de Mantícora.

Pero sus músculos no le obedecían, sus piernas pesaban como si estuvieran hechas de piedra y el desdichado comprendió que el monstruo lo había envenenado.

Mantícora se acercó paso a paso, relamiéndose por adelantado; las mantícoras pueden comer  de todo, insectos, alimañas, toda clase de animales, pero la carne del hombre es su favorita y la busca con gula diabólica. Cuando estuvo cerca de él dio un salto aterrador y cayó sobre el hombre, derribándolo. Los dientes rasgaron el cuello del hombre casi separándolo de la cabeza, dándole muerte instantáneamente. El letal monstruo  continuó comiendo tranquilamente, a grandes tarascadas. Cuando terminó, del hombre no quedaba nada, ni siquiera los restos de su vestimenta, apenas las manchas de sangre que empapaban la arena e iban desapareciendo con rapidez. Es costumbre de las mantícoras no dejar atrás nada que recuerde la existencia de sus víctimas, así, nada hay de qué acusarla y nadie tampoco se atreverá a emprender una expedición de caza por las montañas sin saber qué debe buscar.

Era la primera vez que una mantícora bajaba a los valles, hasta ahora se habían alimentado de cabras, osos, y ovejas que encontraban en las estribaciones de las montañas, pero la población de mantícoras había ido creciendo y el hambre las había obligado a buscar alimento en otros lugares.

Ahora, con el estómago lleno, Mantícora se sentía fuerte e invencible y lo primero que pensó fue que necesitaba más comida, más carne. Y humana, la mejor carne.

Por más de un año asoló la región sola y nadie supo por qué razón tanta gente iba desapareciendo. Hasta que una mañana, dos pastores que guiaban su rebaño decidieron pasar la noche en la cercanías de una vertiente de agua. Mientras uno de ellos encendía fuego para calentarse, el otro partió a buscar agua; cuando volvía con ella, un aullido de terror le heló los huesos. El hombre regresó al campamento arrastrándose y fue testigo de una pavorosa escena; un horrible monstruo con cabeza humana y cuerpo de león había matado a su compañero y lo devoraba completamente.  Algunas ovejas agonizaban estremeciéndose y a  lo lejos escuchó  al resto del rebaño que  huía balando despavorido. Cuando mantícora terminó con el hombre, devoró las ovejas. Cuando terminó con todo, era como si nada hubiese sucedido y el monstruo se marchó satisfecho, sacudiendo la monstruosa cola donde ya asomaban las nuevas púas venenosas.

Las noticias del horrible crimen se esparcieron como la espuma en la orilla del mar y todos comprendieron que había que matar al monstruo lo antes posible. Pero ya no era una la mantícora hambrienta, sino muchas, y todas ellas habían bajado a los valles a cazar al hombre. Por esa razón, tomó largo tiempo empujarlas de regreso a sus cuevas de las montañas. Desterrar a las mantícoras fue trabajo de generaciones completas, que emprendieron la cacería perdiendo muchas veces la propia vida.

Hasta que, finalmente, la mantícora supo que la tierra del hombre ya no era su coto de caza privado. Centenares de hombres armados organizaron batidas que barrieron las montañas aniquilando a sus hembras y a sus crías. Cuando mantícora decidió devolverle la tranquilidad al hombre, su especie ya estaba al borde de la extinción.

 

Hace mucho, mucho tiempo que ninguna mantícora ha sido vista por el hombre, pero hoy, cuando la guerra asola una vez más las montañas del oriente, extrañas desapariciones se han estado produciendo. Primero fueron ovejas, luego camellos, un niño, otro, un pastor. Tarde o temprano, algún hombre verá de nuevo lo que nadie en su sano juicio quisiera ver.

Porque el más monstruoso asesino serial de la historia está de regreso, y se llama Mantícora.

Anuncios

Read Full Post »