Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘lij’

portico1Queridos amigos, ignoro si alguno de ustedes escribe, pero me parece una probabilidad bastante cercana. Si escriben, saben que uno se encariña con sus libros. Durante largo tiempo dan vuelta en nuestra cabeza y luego, cuando decidimos darles forma, los vamos volcando en el computador, corrigiendo una y otra vez, trasladando párrafos de aquí para allá. En fin, durante un tiempo, el libro es parte de nuestra vida, incluso hay oraciones, a veces párrafos completos, que se nos graban en la memoria.

Por eso, cuando el archivo se convierte en libro, uno siente el orgullo de la madre que mira a su hijo y se ufana de verlo tan crecido, de lo mucho que ha avanzado ese pedacito de carne al que le cambió los pañales. Eso me pasa hoy, me siento feliz, dichosa, de que Pórtico haya llegado al papel. Por razones de salud he estado algo ausente de mi blog. tenía obligaciones más urgentes, pero qué grato es regresar para decirles que conozcan a mi nuevo hijo. Aquí está, es “Pórtico”.

Read Full Post »

3507618183_2c5c1ec0db

 

De improviso una fuerte corriente perturbó las dóciles aguas del río en donde se bañaba Ignacio. Su grito de pánico se confundió con ellas. Sus amigos, que estaban un poco lejos, no lo escucharon. En seguida fue arrastrado unos cuantos metros sin que pudiera asirse a nada. Casualmente, las lianas de un árbol, se mecieron por el viento y estuvieron al alcance de sus manos. Con agilidad asombrosa se aferró a ellas y, haciendo esfuerzos enormes, pudo alcanzar la orilla.

Ignacio miró con espanto las aguas furiosas y se dijo que había tenido suerte de haber podido agarrarse a las lianas. Subió lentamente por la orilla, pero, a veces miraba espantado hacia el río. Pensó que debía haber llovido mucho en la parte alta para que las aguas se deslizaran tan enfangadas y violentas. Advirtió cómo a su alrededor los rayos del sol bañaban las plantas y estaba el ambiente tan normal, que, asombrado, le pareció todo lo sucedido muy incomprensible. Siguió caminando y pensó que sus amigos estarían inquietos buscándolo. Al fin los escuchó echándoles voces.

—Aquí estoy —les respondió y caminó en dirección a ellos.

— ¡Ignacio, cómo te hemos buscado; pensábamos que te habías ahogado! —dijo casi llorando Alberto, y Noel lo abrazó con tanta fuerza que creyó que lo ahogaría.

—Nosotros estábamos entretenidos mirando un nido de zorzal —dijo Ignacio y se quedó pensativo, luego añadió— las aguas estaban tan tranquilas que no pudimos imaginar que…

—Fue todo tan inesperado, la naturaleza es tan…

—Impredecible, como dice mi mamá —completó Noel.

Y los tres se quedaron mirando asustados las frenéticas aguas, sin saber la manera de pasar a la otra orilla.

Un pez saltó en el agua, no era como otro cualquiera: en vez de aletas tenía alas, ¡pero qué alas tan preciosas! Y el pez les habló.

—Los llevaré a la otra margen del río. Súbanse en mi lomo. No se entretengan revisando mis ale… digo, mis alas, pues podrían caerse.

Los niños se miraron perplejos. Sin embargo, un aguacero espontáneo los hizo decidirse a trepar al pez, el cual los trasladó en seguida a la orilla opuesta. En cuanto se bajaron de este, una nube lo alzó y, cuando estuvo a cierta altura, desplegó completamente sus alas y los múltiples colores reflejados en ellas le dieron la semejanza de un arcoíris gigante que, según se iba empinando, parecía esparcir sus matices por el firmamento.

Los niños se quedaron extasiados mirándolo hasta verlo desaparecer. Al mirar otra vez al río, vieron sorprendidos, cómo las que fueron unas ruidosas y enturbiadas aguas, se habían tornado nuevamente transparentes y mansas. Aseguraron que solo el pez con alas lo pudo haber hecho posible. Entonces regresaron a sus casas y esa noche no se durmieron fácilmente porque tenían en su memoria aquellas alas bellas.

 

Gisela de la Torre  Montoya, escritora de literatura infantil de de Stgo de Cuba, Cuba

Read Full Post »

 el-condor-pasa

 

Nunca faltan las voces malintencionadas que se esfuerzan por manchar la figura del Cóndor:

-¿Por qué llamarlo cóndor –cuestionan? Si no es otra cosa que un buitre, un carroñero más?

¡Cómo si la delicada labor de un animal carroñero no fuese tan necesaria para nuestra Naturaleza maltratada! El Cóndor, siempre orgulloso y amante del silencio de los desfiladeros andinos, continúa sus evoluciones aéreas sin prestar atención a estos comentarios tan venenosos como insignificantes.

-Al menos –se dicen los cóndores mientras ejecutan su majestuoso vuelo-,  hubo alguno que reconoció el valor de nuestra presencia y nos coronó junto al Huemul!

-¿Qué suerte,  no? Muchos se oponían a que fuéramos el símbolo de esta tierra –retrucan otros.

Y a continuación, melancólicos, hacen memoria de aquellos buenos tiempos en que todavía era posible disfrutar la sabrosa carne de un huemul sin que nadie pusiese el grito en el cielo. ¡Cada día son más escasas las presas, no queda más remedio que conformarse con los duros conejos silvestres o la desabrida carne de una vaca o una oveja desbarrancada!

-¡Quién pudiera picotear un pudú jugoso, salpicado de aquellos deliciosos gusanos que tan bien lo sazonan! – razonan mientras observan los valles desde las alturas de su patrullaje diario.

Tristemente  reflexionan los cóndores sobre  el tiempo perdido. Se duelen de la presencia invasiva del hombre, que cada día trepa más arriba obligando a pumas, zorros, roedores y aves de rapiña a refugiarse en lo más alto de la Cordillera.

Porque antes, cuando la tierra era joven e inocente, los Cóndores, majestades de los aires, volaban sobre toda la franja que se asoma al Pacífico. La luz de cada amanecer los sorprendía en sus grandes nidos y  los empujaba de inmediato a surcar el cielo. Iban de norte a sur, de este a oeste, respirando el aire helado de Los Andes y disfrutando el frufrú de sus alas  henchidas por el viento. No dejaban de observar hasta que de algún lugar de la campiña llegaba el aroma penetrante de la carne descomponiéndose, sólo entonces, avisados ya todos los componentes de la bandada, se acercaban rasgando el viento con un silbido a llenarse la barriga hasta que, de tan pesados, no podían emprender el regreso. No les quedaba entonces sino dormitar con la cabeza oculta bajo sus grandes alas mientras hacían la digestión.

Pero, poco a poco, las  imágenes que se imprimían en sus agudos ojos fueron cambiando. Los hombres cultivaban la tierra y poblaban los campos con nuevas bestias ajenas al entorno. Los primeros caminos que se dibujaron sobre la tierra eran ásperos e intrincados y las carretas quedaban atrapadas en el barro después de las lluvias, las luces que se encendían eran débiles y titilaban delatando la presencia de las casas de adobe, pero, casi sin que ellos se dieran cuenta, el paisaje comenzó a cambiar.

Un día, un cóndor divisó una mancha que olía diferente: tenía la marca del hombre. Cuando bajaron a comer el extraño animal que yacía sobre la tierra lo hicieron desconfiados, temerosos. Sin embargo, aquello que los hombres llamaban “res” llenó la panza de muchos animales y después de que el Puma comiese hasta hartarse siguieron los culpeos y los cóndores y no pararon hasta dejar los huesos limpios. Todos los animales libres supieron entonces que el hombre tenía algo bueno: podía proporcionar comida, y no hay nada más importante que la comida para la vida de aquellos que están a la buena de Dios.

Muchos soles desaparecieron tras el horizonte hasta que un día el Cóndor vio a los hombres elevando torres a través de los campos. Los observó divertido, vaya qué trabajo se daban esos hombres. ¿Para qué construir torres si ya existían árboles tan altos por todo el valle?

Con el correr del tiempo las torres, que estaban unidas una a otra con pesados cables de cobre, abarcaron todo lo largo y ancho de la comarca y comenzaron a trepar por los taludes cordilleranos. Sin embargo, para ellos la presencia de las torres no tenía relación con el hecho de que las casas se iluminaran brillantemente y mucho menos con los nuevos caminos, que como cintas grises, eran recorridos velozmente por extraños vehículos.

Para entonces, la mayor parte de los animales se había replegado lejos de la presencia del hombre. Algunos, no pocos, fueron menguando hasta que no se les volvió a ver más. Ningún cóndor supo qué había pasado con ellos. Ahora a cualquiera le resultaba difícil encontrarse con los antiguos habitantes de la tierra y hasta al mismo cóndor le costaba divisarlos desde la privilegiada posición de sus patrullajes celestes.

Los cóndores podían ver claramente el cansancio de la tierra. Los hombres desviaban ríos, encerraban las aguas con altas murallas de concreto, abrían la tierra con enormes máquinas y arrancaban de ella todo lo que tuviera algún valor dejando tras sí un reguero de escoria y desechos y la tierra arrasada. Aquí y allá se levantaban las viviendas en que habitaban y no lejos de ellas se amontonaban los  basurales que producían sus moradores.

Una triste mañana de invierno, fría y gris, el cóndor despertó en su nido de la montaña. Estiró perezosamente las poderosas alas, revolvió la cabeza calva en su cuello de albo y suave plumaje y finalmente se incorporó sobre sus patas. Una ráfaga de viento lo azotó sin piedad, el cóndor pensó que era una mañana perfecta para alzar el vuelo y así pensando se arrojó en las corrientes de aire que se perdían en los desfiladeros de Los Andes. Primero planeó en círculos -¡cómo le gusta al cóndor planear en círculos! -, después enfiló hacia el valle de la gran ciudad.

La ruta estaba cruzada por largas columnas de humo tóxico que el cóndor evitó cuidadosamente y  aunque desde esas alturas el cóndor no podía escuchar el rugido proveniente de las carreteras estaba claro para él que todo allá abajo era agitación y prisas.

Pero ¿dónde estaba la ciudad? ¡Todo había desaparecido como borrado por una mano colosal! En el lugar donde se levantaba la ciudad había ahora una niebla oscura y sucia que no dejaba ver nada, ni siquiera a la poderosa vista de un cóndor. El cóndor  penetró en la nube y mientras respiraba sintió el cansancio que esa nube espesa y sucia producía en sus pulmones.  Aterrado, aleteó con fuerza  para arrancar de esa masa monstruosa. Se alejó sin mirar atrás hacia su nido en la montaña.

Esa tarde, mientras la luz se esfumaba lentamente, descansando en su nido, el cóndor supo que nunca más un cóndor querría volver a las tierras bajas. ¡Ya no había allí nada digno de verse ni de ser  disfrutado por un cóndor, hasta el aire mismo lo habían cambiado por esa mezcla extraña,  sucia y desagradable!

Por un momento, antes de cerrar los ojos, el cóndor pensó que le gustaría haber sido capaz de soñar para recordar en sueños la tierra tal como había sido, pensamiento que fue descartado por la razón de que los cóndores nunca podrán soñar.

Pero antes de dormir recordó al hombre que vivía en esas casas apiñadas, respirando ese aire sucio, atrapado entre el estruendo de las carreteras y la urgencia de la vida diaria y por un instante apenas se compadeció de él. Arrepentido, desechó ese pensamiento que lo traicionaba.  ¡El hombre, por ningún motivo, merecía la compasión, después de todo, la culpa del desastre era toda suya!

Read Full Post »

Coat_of_arms_of_Chile_svg

El Huemul sacudió sus orejas, se plantó firme y orgulloso sobre sus patas y fijó la vista en el horizonte. Sin duda alguna, hacía una estupenda figura recortado contra el imponente cerco gris de Los Andes.

-Cada día me veo mejor – se dijo -, es una pena que no haya nadie que pueda advertirlo.

Esperanzado, oteó el cielo translúcido para ver si al menos los cóndores que planeaban aburridos sobre los contrafuertes cordilleranos se habían dado cuenta de su presencia.

Pero los cóndores habrían estado mucho más interesados si Huemul fuera ya una pieza de carroña. Así, vivito, coleando y presto para dar una de sus afamadas carreras el Huemul les servía de bien poco. Decepcionado por la ausencia de público, Huemul bajó de la colina y ramoneó la hierba dulce y fresca sin gran entusiasmo.

En ese preciso  momento, un Zorro chilla asomó su hocico curioso por entre unos arbustos; el Huemul, esperanzado, preguntó:

-¿Vienes a verme, Culpeo? Precisamente estaba por adoptar una postura más estatuaria…

-¿A verte? ¡Claro que no, Huemul, yo soy un Zorro respetuoso de la privacidad ajena, pero, dime ¿no habrás visto pasar un Cururo por aquí? Justo acabo de perderlo de vista.

¿Cururo? ¡Qué se había creído el Culpeo, bien podía darse por satisfecho de haber sido visto él mismo! ¡Cururos, dónde se ha visto un Huemul interesado en las evoluciones de un ratón!

Sumamente ofendido, el Huemul continuó bajando hacia el valle;  a cada paso, la hierba se veía más jugosa y su bello color verde pintaba gloriosamente la tierra. Con la barriga llena, Huemul sintió que su ánimo mejoraba.

– Ejem – tosió alguien a sus pies- ¿No habrás visto al pesado del Culpeo de casualidad?

Y claro, allí estaba el Cururo, bien agazapado debajo de unas piedras. Indignado, el Huemul intentó ignorarlo, pero el Cururo se adelantó un poco y, mientras observaba nervioso de un lado a otro,  continuó:

-Es que no nos deja almorzar tranquilos, últimamente el barrio se ha llenado de ellos, así como vamos, la plus valía del sector se va a ir al diablo. ¡Ya ningún cururo quiere vivir por aquí!

Ya Huemul había dejado de escucharlo y continuaba bajando hacia el poniente. Lo último que escuchó fue el sonido de las ramas y el “tump” producido por las cuatro patas del Culpeo golpeando violentamente el suelo. Bueno, de seguro ese cururo ya no le daría la lata a nadie.

Fue casi al llegar a los primeros árboles que Huemul descubrió al primer observador de su vida. ¡Esta vez, estaba claro, el observador estaba pendiente de él, no perdía de vista el menor de sus movimientos y se le veía claramente deslumbrado por su apostura!

Haciéndose el desentendido, el Huemul se fue acercando lentamente a su admirador. Ya de cerca pudo ver que se trataba de un personaje bastante extraño. ¡Dos patas, a quién se le había ocurrido algo tan feo! Cierto que además tenía un par de manos, bastante raras, por cierto, terminadas en un largo palo con punta…no, no, un momento, el palo no formaba parte de las manos, aunque se notaba que el observador lo manejaba con soltura.

Demostrando mucha práctica en el uso del palo aguzado, el observador se irguió lentamente. ¡Listo, ahora lo tenía justo en el blanco! El observador se levantó de un salto y con un solo movimiento de su brazo echó a volar el palo aguzado por el aire. ¡Swish! El palo aguzado tardó sólo segundos en dar con su objetivo.

Huemul todavía boqueaba cuando el cazador llegó hasta él. Sin ninguna consideración, recuperó la lanza. Un chorro de sangre roja y humeante resbaló por el lomo del Huemul. ¡Magnífico animal! Daría carne para varios días. ¡Qué apostura, lástima que el clan  llevaba varios días sin comer, le habría gustado que lo vieran de pie antes de cazarlo! Ese animal de seguro llegaría lejos, era cosa de imaginárselo de pie sobre sus patas traseras, apoyado en, bueno, en cualquier cosa. Hasta habría merecido usar una corona.

Y así pensando, el hombre se cargó el huemul al hombro y emprendió el regreso a casa.

Read Full Post »

libros

 

Estaba sola atendiendo la cafetería y la clientela brillaba por su ausencia, de manera que aproveché de lee; ahora mis amigas me prestan todo los libros que quiero,  así que yo   aprovecho todo mi tiempo libre para lectura. Estaba tan absorta que llegué a dar un salto cuando una voz  vino a interrumpirme.

-Hola, me das un jugo de naranja, porfa.

Quién hablaba era un chico como de mi edad, delgado y más alto.  Tenía la cabeza coronada por una mata crespa de pelo castaño y en un segundo vistazo, me di cuenta de que era algo pecoso.

-¿Perdón? –respondí.

-Un jugo de naranja, porfa. Disculpa si te quito tiempo de la lectura.

-Claro que no, discúlpame tú –saqué el jugo de la heladera y se lo pasé-. Son trescientos cincuenta.

-¿Tienes sándwiches?

-De queso, aliado y de pollo con mayonesa.

-¿Qué es un aliado?-preguntó.

-Queso y jamón, si quieres puede ser caliente.

-Ya, eso quiero.

Se había instalado en el mesón y pidiendo permiso se puso a revisar mi libro, “El extraño incidente del perro a medianoche”, de Haddon, que no es un préstamo, me lo regaló Penélope. Los clientes del local no venden libros tan modernos.

-Parece bueno –continuó.

Y ahí me largué. Le conté lo bueno que es, que nunca me habría imaginado que hicieran libros tan buenos para chicos y que estaba segura de que a él también le gustaría.  Y  entonces se me ocurrió que estaba hablando demasiado, que iba a pensar quién sabe qué cosas de mí y me callé.

-Me encantaría leerlo –dijo.

-Vale la pena, te lo aseguro – y luego pregunté-. ¿Eres de aquí de la galería?

-Si, mi papá es dueño de un local que queda en el pasillo siete, Antigüedades Leonora Latorre.

-Parece que tu papá es admirador de Adiós al 7° de Línea, eh.

-Cierto, los ha leído un millón de veces y después nos los cuenta.

Le pasé el sándwich y conversamos mientras comía. Es un año mayor que yo y  quiere cambiarse al Nacional, así que estudia, estudia y estudia.

-Quiero ser médico – afirmó.

Le deseé suerte de corazón. No sólo es una carrera difícil, también es cara. En todo caso, yo creo que cuando uno quiere realmente algo y se esfuerza por conseguirlo, lo logra, y él se ve muy convencido. A mí me gustaría ser diseñadora de modas o profesora de castellano. Amo los libros y la ropa linda.

 Sucedió que Sebastián –ése es su nombre- se había fijado en mi cuando empecé a visitar a las anticuarias. Me contó que todo el mundo habla de ellas y sus gatas  en la galería, qué dicen que son brujas  y  las encuentran raras.

-No tienen nada de raras –me enojé-, sólo porque son solteras y se visten algo anticuadas. Además, no tienen nada de brujas, son las mejores personas que conozco y las quiero mucho.

-Lo siento, no es que yo piense así, sólo quería conversar. Eso de vestirse a la antigua debe ser por su trabajo –comentó.

Yo pienso lo mismo, de manera que le conté algunas cosas, nada importante porque no soy chismosa (¡ni una palabra de don Miguel!),  cosas como lo del notebook y del inventario, de cómo Penélope había descubierto  a los ladrones de la pinacoteca.

-¡Vaya, es súper, nunca me lo hubiera imaginado! –Sebastián estaba admirado por lo que oía.

-Además –terminé- me invitaron a su fiesta de Halloween.

-¿Y vas a ir?

¡Por supuesto que iría, en qué mundo vive este chico, cree que porque es guapo y ya cumplió trece lo sabe todo! Uno puede perfectamente tener amigas viejitas, yo las tengo y nos queremos mucho.

Había terminado de comer, así que pagó la cuenta y antes de irse me aseguró que vendría a verme todos los días. No le creí mucho, pero lo cierto es que tal como dijo, cumplió. Todos los días ha venido a almorzar algo en la cafetería y nos estamos haciendo muy amigos. Es una pena que vivamos en comunas tan alejadas, pero aquí podemos vernos bastante seguido. Sebastián es el primer amigo que tengo y es una suerte que nos guste hacer las mismas cosas; bueno, tanto como hacer, no, poco es lo que yo puedo hacer, pero tenemos gustos parecidos. Tanto que mamá se ha puesto bien pesadita, lo mira feo y me anda inventando cosas para hacer cuando Seba viene a almorzar, de modo que en cuanto él se va, me arranco a ver a Penélope.

A propósito, Penélope anda tan salidora, casi todos los días va al centro de compras y no me queda más remedio que quedarme con Gertrudis, porque Lisístrata, ya lo saben, siempre está ocupada con el negocio. Después llega muy misteriosa, callada,  con mirada soñadora. Nunca trae los manos vacías: una caja de bombones, un ramito de rosas o un remolino brillante.  Gertrudis suspira y Lisístrata  sufre violentos  ataques de tos y todo el mundo se revoluciona para darle Agüita del Carmen azucarada y ponerle pañuelos húmedos en la cabeza, que según ella se queja, le duele, le duele, le duele, tanto que parece que le va a reventar..

Con todas estas novedades voy a impactar a Juana, una de las dos amigas que tengo en mi curso. Mis compañeras me ven como una gansa porque no tengo permiso para salir sola, pero de todas maneras logré hacerme un amigo, mucho más guapo que los que tienen ellas y además simpático y educado. Olvidaba contarles que Seba me trajo un chocolate ayer, de menta, mi favorito. Me encanta tener un amigo. Yo le presté el “Incidente” y lo está leyendo, quedamos que cuando termine lo vamos a comentar juntos. Me encanta ese libro, en cuanto me lo devuelva lo leo otra vez.

Read Full Post »

tortas

 

Este blog nació hace cuatro años, desde entonces, nuestros posteos han tenido 121.000 visitas. Nuestros lectores viven en diferentes países de América, especialmente en Argentina, México y Perú, y también en países europeos,  como España, Italia o el Reino Unido.  Especial mención para nuestros lectores chilenos, que crecen cada día.  Recibimos de ustedes gratos comentarios.  Considerando que esto no es farándula, comercio, noticias ni exhibición de lo peor que puede mostrar el ser humano, sino literatura para niños y jóvenes, los miembros de este blog, y yo personalmente, nos sentimos orgullosas y felices de contar con ustedes y nos esforzaremos por seguir entregándoles lo que les gusta. Gracias, amigos

Read Full Post »

tren 

Don Miguel había irrumpido en  nuestra rutina como un huracán y con la clara intención de quedarse en ella; toda la semana anterior a Halloween apareció  en los momentos más inesperados, con una sola condición: eran los momentos en que Penélope se encontraba en el local.

Don Miguel puso todo de cabeza y el terrible resultado fue que  Lisístrata y Penélope estuvieron sin hablarse por un día entero. Ustedes no pueden tener idea de lo que eso significa, las hermanas Pereira de Olivar nunca paran de conversar, salvo cuando duermen, creo yo, y escucharlas mandándose recaditos y acusaciones vía Gertrudis era una visión aterradora para cualquiera.

Lisístrata le reprochaba a su hermana que no le hubiera contado nada acerca de sus nuevas “amistades”, palabra que decía como si fuera altamente contaminante y Penélope, como si tuviera apenas quince años, se quejaba de que su hermana le quitaba libertad. Gertrudis no  se abanderizó por ninguna, pero su fría actitud con Don Miguel dejaba muy en claro lo que opinaba de su persona. La pobre debía estar agotada con el pimponeo al que la tenían sometida, de modo que no fue sorpresa para mí cuando se levantó de golpe y arrojando lejos su tejido lanzó unos quejidos desesperados:

-Ya basta, esto es insoportable, si quieren decirse cosas, háganlo solas, porque yo me voy.

Y dicho y hecho, no volvió en el resto del día. Al rato apareció Gertie lanzándoles miradas feas y con el lomo engrifado. Penélope y Lisístrata se abalanzaron sobre ella para regalonearla, pero se detuvieron a medio metro de distancia para no tener que dirigirse la palabra. Revoloteaban alrededor de la gata, le ofrecían bocadillos y la acariciaban cada vez que la otra se descuidaba. Gertie no les hacía el menor caso;  ronroneaba con expresión de disgusto en el sillón favorito de su ama y al rato se quedó dormida.

Para mí, todo esto, más que un drama,   era una soberana  lata. Por varias razones, Penélope ha sido siempre mi favorita: es más joven –si se puede decir eso de una persona de 77 años-, más simpática y divertida, está más al día con el mundo y se puede conversar de todo con ella. Son razones de peso. ¿No creen? Aunque si uno lo piensa bien, Lisístrata es lejos la razón de más peso en esta ecuación, fácilmente supera los ciento veinte.

Después de lo que había pasado todo el mundo estaba enojado con todo el mundo; las tres se escondían detrás de un libro para emerger de su refugio solamente cuando Don Miguel llegaba y se ponía a conversar en voz baja y a intercambiar risitas y sonrisitas con Penélope.  Y  mientras eso pasaba, la cara de Lisístrata, la pobre, se iba poniendo de un rojo subido y ya veía que iba a hacer explosión en el momento menos pensado.

-Quién iba a imaginar que todavía le quedara un tren –comentó mamá mirando a Penélope y don Miguel, ensimismados en su charla de la tarde.

-¿Un tren, qué quieres decir con eso, mamá –pregunté intrigada.

Mamá me explicó que antes, cuando te quedabas solterona –así se les decía a las que no se casaban-, todos decían que te había dejado el tren. Qué tonto, imagínense que de cada mujer que no se casa, hoy, dijeran que la ha dejado el Metro, no tiene el menor sentido.

-Me alegro por ella -continuó diciendo-, alguien que le de ilusión a sus  últimos años.

¿Últimos años? Yo no sería tan pesimista; si conozco a mis  viejitas las tres van a pasar  el siglo, así que ojalá les queden trenes a todas, para que lo pasen chancho. Para que vayan  a bailar tango los viernes por la noche, para que lean muchas novelas románticas y policiales, para que escriban notas sobre gatos de todas las razas, incluidas aquellas que ni siquiera existen y  para que tomen un crucero por Europa todos los años, que es el sueño de cada una de ellas.

Ah, y se preguntarán qué era, a todo esto,  de las gatas. Bueno, ellas tampoco se lo estaban tomando mejor. Lisi y Penny se mostraban garras y dientes a cada momento y Gertie andaba como alma en pena por los rincones. Pero, en todo caso, todas, absolutamente todas, se morían por restregar sus colas contra los bien cortados pantalones de  Don Miguel.

Read Full Post »

Older Posts »