Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘fantasma’

Pocas  cosas  pueden ser más aburridas que pasar  la noche de Halloween en casa de los abuelos, o al menos eso le parecía a  David. Su abuela  ni siquiera necesitaba  maquillaje para asemejarse a una bruja,  andaba por la casa chancleteando en sus pantuflas como una  locomotora descompuesta, despeinada,  con la ropa  tan  arrugada como su cara.  Además, era avara. Es casi seguro que esa  noche no tendría dulces para los niños que llamarían a la puerta y por la  mañana todo estaría manchado de pasta dental, huevos y frutas avinagradas. Peor  aún, era casi seguro que a David le tocaría limpiar las evidencias y los mismos  niños que las arrojaran le verían allí, haciendo el ridículo, confesando ante  todo el mundo que era nieto de la peor abuela del  mundo.

Tampoco le gustaba su habitación. La  casa de la abuela, de por sí, era terrible. Demasiado grande, demasiado oscura, demasiado vieja.  La abuela siempre había usado las bujías  de menos amperaje para ahorrar electricidad, a causa de ello era usual  que uno se tropezara en la escalera o se diera de bruces contra alguna puerta  mal cerrada, pero la habitación que le había tocado era la peor de todas, porque  era la habitación de la tía Silvia.

Tía Silvia era una mujer  esquelética, de ojos grandes y oscuros,  vestido negro y sombrero con pluma que  aparecía en todas las fotografías familiares  muy anteriores a su nacimiento. A David no le  gustaba. Además, tía Silvia era La pariente que había desaparecido un día
cualquiera sin que nunca jamás se hubiese vuelto a tener noticias de ella. La  abuela decía que se había fugado  con su  novio, pero a David le costaba creer que las tías Silvias de cualquier niño  fueran capaces de conseguir novio.  Era  cosa de mirar las fotografías.

Por fortuna, su madre se había  acordado de traer  un disfraz. Apenas  oscureciese David tenía programado salir a la calle. Hasta se había traído una  gran bolsa para recoger dulces. Ojalá fuera un buen disfraz, su madre no era  muy creativa que digamos. Quizás sería mejor que lo revisara temprano, de esa  manera, si necesitaba arreglos,   había  tiempo para ello.

Y  tal como él había imaginado, nada peor que pasar Halloween casa de la abuela.  Tan malo era que su madre le había traído un traje de hombre araña, qué lata,  como si él fuera un niñato tonto.  David  reclamó, alegó, pataleó, pero no hubo caso. Su madre no estaba dispuesta a
procurarle otro disfraz. Furioso, David corrió al cuarto de tía Silvia y se  encerró con llave. Esta vez, no iba a perdonárselo a su madre.  Ah, y de paso, aunque no comiera un caramelo,  no saldría de allí, no usando el traje de hombre araña.

Largo  rato estuvo tendido en la cama rumiando su desventura. Este iba a ser el peor  Halloween de su vida, eso estaba claro. Seguramente se quedó dormido sin darse  cuenta porque de pronto despertó y la habitación estaba casi a oscuras.

Se  levantó y fue por allí revisando los rincones del closet, atiborrado de  vestidos viejos, cartas amarillentas y retazos de tela. Por si acaso, revisó
concienzudamente, pero no  encontró nada  que pudiera servirle.

Los  veladores sólo tenían libros desportillados, botones y cosas por el estilo,  pero lo peor era la cómoda, vieja, grande y pesada. Los cajones se habían  hinchado por la humedad y costaba un mundo abrirlos. David debió hacer uso de  toda su fuerza para revisar sus contenidos

El  último cajón resultó el más duro de todos.  David estuvo largos minutos tratando en vano de abrirlo, hasta que  finalmente, con un chirrido espeluznante, el cajón se abrió. El esfuerzo no  parecía haber valido la pena, porque el cajón estaba vacío. No, un momento. David
se agachó y manoteó dentro del cajón hasta que sus manos agarraron algo. Una  tela. David tiró de ella, que parecía estar atrapada en una esquina,  hasta que finalmente, con un chasquido, la  tela cedió y David cayó de espaldas sosteniéndola.

David  se puso de pie. Era un gran pedazo de tela blanca, parecía, no,  era una sábana. Una sábana, eso podría ser un  disfraz de fantasma estupendo. David la estiró sobre la cama y vio que la  sábana tenía dos agujeros. Justo lo que necesitaba, los ojos. Se echó la sábana
encima y de inmediato le calzó a la perfección, cierto que era un poquito  larga, pero ni le molestaba, caminaba muy bien dentro de ella, como si flotara.
Qué divertido, quizás la tía Silvia, con  su cara de fantasma, se había disfrazado con esa misma sábana. David  estaba exultante de felicidad. Ya no tendría que hacer el ridículo con el traje  de hombre araña. Se acercó al espejo del tocador y se observó en él. ¡Qué onda,  estaba genial! Los ojos parecían dos agujeros negros en la sábana, nunca había  visto algo así. David pensó que en poco rato comenzarían a salir los primeros  niños, se sacó la sábana, fue hasta la ventana y la abrió. Nada, era demasiado  temprano.

En  espera del momento indicado, descorrió el pestillo de la puerta. Volvió a  vestirse con la sábana y tomó la bolsa con que saldría a pedir dulces. El  disfraz  le quedaba tan bien que parecía  haber sido cortado para su tamaño y le permitía caminar y sentirse tan liviano  como si flotara. David notó que la noche ya había caído, estaba cansado y  aburrido y sólo quería que dieran las diez para salir. Se tumbó en la cama a  esperar. Abajo, en la sala, el reloj de la abuela tocó las nueve. David dormía.

-¿David,  David, dónde estás?

Su  madre  abrió la puerta descubriendo,  sorprendida, que David no estaba en el cuarto de tía Silvia. Disgustada, vio  que su hijo tenía todo el cuarto en desorden. No había caso con este niñito,  qué desconsiderado. Cerró las puertas del closet, metió los cachureos en los  cajones y luego pensó que debía estirar la cama. David había dejado encima su  bolsa para dulces, que puso en el velador. Había algo más: estirada como una
persona sobre la cama, David había dejado  una sábana blanca, con dos agujeros negros para  los ojos. La  madre de David la estiró,  la dobló en dos, en cuatro y en ocho partes, la metió en el último cajón de la  cómoda y lo cerró con dificultad. Ahora ya todo estaba en orden.

Antes  de salir, apagó la luz.

Anuncios

Read Full Post »

-Lo  compré para el dormitorio del bebé –dijo él.

Y  ella, sobándose la  barriga,  estuvo encantada. Decidió dónde debía ir  colgado y cuando ya estuvo en su lugar le sacudió el polvo.

-Me encanta, nuestro hijo tendrá un precioso  dormitorio – dijo ella.

Antes de irse a dormir, dieron un  vistazo. Todo estaba perfecto: la cunita blanca, las cortinas de cuadros  azules, algunos  animales de peluche
repartidos por allí y, en la pared, el retrato de un pequeñín al que le escurrían  tiernas lágrimas por las mejillas. Dejaron la  puerta cerrada.

A las tres de la madrugada, él se  levantó por primera vez y fue hasta el cuarto del bebé dando tumbos en la  oscuridad, abrió la puerta y miró dentro.  La luna se había colado por entre los pliegues de la cortina y el niño  del retrato  adquiría un aspecto  soñoliento. Volvió a la cama sin cerrar. Aun debió levantarse dos veces más.

-Tienes  cara de sueño –comentó ella cuando le sirvió el desayuno.

-No  pude dormir, un  bebé se la pasó llorando  toda la noche- dijo él.

-¿De  veras? No lo escuché, debe ser la pareja  que llegó al 1001. Creí ver una cama de niño cuando se mudaron.

La  noche siguiente empezó tranquila y terminó bruscamente a la una con cincuenta.  El niño  del departamento vecino largó el  llanto y no paró hasta el amanecer.
Mientras su esposa dormía plácidamente, él se dio vueltas  en la cama toda la noche. Cuando aclaró, el  niño se quedó dormido y paró el lloriqueo.

Dos  semanas después,  él estaba notoriamente  afectado. Oscuras sombras  rodeaban sus  ojos, había perdido peso y un rictus le deformaba la boca.

-Tenemos  que reclamar – le dijo esa mañana-, no es posible que dejen llorar al niño  todas las noches. Si no se van ellos, nos mudamos nosotros, pero algo hay que  hacer.

Después,   como si recién se le hubiera ocurrido, preguntó:

-¿Tú  crees que lo torturarán?

-¡Tú  estás loco!

-Es  que no lo has escuchado llorar, es terrible.

Esa  noche tampoco pudo dormir. Apenas había cerrado los ojos cuando ella lo remeció  y le dijo.

-¡Es  la hora, empezaron las contracciones!

Llevó  a su esposa a la clínica, donde quedó internada. A pesar de su insistencia en  quedarse a acompañarla, el médico lo envió de regreso, no sería de utilidad por  el momento, faltaba demasiado.

De  regreso en el departamento,  se dedicó a  limpiar  cuidadosamente. Todo debía estar  en orden cuando su esposa regresara a casa con el bebé. Se acostó tarde,  comió mirando televisión un sándwich enorme y  un paquete de papas fritas, regó todo con una bebida de soda. Estas serían, de
seguro, las últimas horas de paz antes de que  la madre y el futuro bebé estuvieran de regreso.  Se quedó dormido  durante un partido de fútbol.

Y  despertó poco después. El bebé de los vecinos lloraba más fuerte que  nunca.  De vez en cuando, desesperado,  golpeaba con los nudillos en la pared, aún a sabiendas de que era difícil que  le escucharan; el llanto del  niño  apagaba cualquier otro sonido. Ahora incluso parecía que lloraba dentro de su  propio departamento, tanto que, algo avergonzado,  fue a mirar el cuadro del niño que lloraba.

Fue  de un lado para otro encendiendo las luces, abriendo y cerrando puertas,  ratoneando otros bocadillos en el refrigerador.mucho más tarde, cuando lo  revisó por tercera vez, el  cuadro del  niño que lloraba le enfrentó melancólico. De pronto sintió una oleada de furia  invadiendo su cuerpo. Jamás debió haber comprado ese cuadro, qué estupidez, no  hay nada peor que un niño llorón, no podía entender qué le había gustado del  dibujo.

Decidió que no lo quería más allí, nada de  llantos en el cuarto de su bebé, su hijo tendría un elefante, un rinoceronte,  un papagayo, cualquier cosa menos el niño que lloraba. Descolgó el cuadro, lo  sacó al pasillo y lo dejó afirmado en la pared. Apenas amaneciera lo echaría a
la basura.   Le dolía la cabeza a causa  del sueño y los ojos afiebrados  le  pesaban como  plomo derretido.

Repentinamente, notó que el llanto del  departamento vecino  había cesado como  por arte de magia.  Satisfecho, se  acurrucó en la cama y se quedó dormido de inmediato.

Habría  dormido unos veinte minutos cuando  el  llanto se reanudó. Esta vez, le costó despertarse, tenía demasiado sueño.  Intentó  no hacer caso del chillido, casi  el maullido de un gato triste, pero el llanto era tan persistente que  terminó por levantarse. Tenía sed, decidió ir  por un vaso de agua a la cocina. A oscuras, arrastró las pantuflas por el  pasillo, era incapaz de levantar los pies o al menos así se sentía.

Cuando  pisó el cuadro del niño que lloraba, su cuerpo saltó violentamente en el aire,  dio una voltereta en la oscuridad para después aterrizar  despatarrado  sobre el piso. Su cabeza, la última en tocar piso, se azotó contra  el  marco de la puerta, se zarandeó de un  lado a otro y finalmente cayó al piso, su cuello quedó formando un extraño ángulo en relación a su cuerpo.

En un instante,  el estruendo del golpe se desvaneció, el llanto del niño  siguió el mismo camino. Pronto, un pesado  silencio llenó el departamento.  En el  piso, bajo el cristal roto del cuadro del niño que lloraba, gotas de  lágrimas  comenzaban a empapar  las mejillas
coloreadas de rosa a pesar de que el niño parecía sonreír.

Read Full Post »