Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘cuentos infantiles’

Devorado por la desesperación, el capitán Z*Quq tenía un aspecto deplorable. Iba de un lado a otro de la nave tratando de arrancarse el tentáculo superior  sin parar de gemir:

-Mi amada X*Klimi, mis adorados padres, mis maestros queridos…

Tanto dolor no podía quedar sin respuesta. Pancho se le acercó, le tocó el hombro derecho y le dijo con voz temblorosa.

-Bueno, no todo está perdido, Capitán…podrían venirse a vivir acá.

La idea era descabellada, pero la situación era tan desesperada que el Capitán se agarró de ella como un náufrago de un salvavidas.

-¿Tú crees que el Mariscal de Tierra aceptará, terrestre Pancho?

No fue sencillo explicarle al Capitán y al Mariscal Z*Yaiq que la Tierra carecía de un Mariscal único. La idea de algunos centenares de mandatarios, de los cuales sólo unos pocos tenían verdadera importancia en las decisiones que involucraban al planeta, les era difícil de asumir.

En todo caso, más sabe un Mariscal por viejo que por otra cosa. Como todo político avezado, el Mariscal resolvió el asunto designando a Pancho como  Embajador Plenipotenciario de Zdn ante las Naciones Unidas. Pancho, por su parte, decidió que ocultaría esos honores cuidadosamente por razones de seguridad personal  y  enseguida elaboró un plan perfecto para que la colonización de los zédicos* pasase inadvertida.

El Mariscal, bien aleccionado por algunos reportes secretos del Capitán Z*Quq, estuvo de acuerdo. Casi simultáneamente, los zédicos* comenzaron a embarcarse. Las naves que aguardaban en las plataformas de lanzamiento se llenaban,  cerraban sus escotillas y emprendían el vuelo. El Mariscal Z*Yaiq estaba contento: la evacuación de Zdn se efectuaba con precisión y calma, tal como fuera planificada.

En las últimas naves se embarcó toda la fauna de Zdn. Los últimos en subir fueron los nefertiles, que habían sido a su vez los últimos en buscar refugio bajo la superficie.  Tenían tal bullicio dentro de sus jaulas que casi enloquecían a los pilotos de sus naves. Incluso, se corrió la voz de que unos esklemtiles, que son unos animales bastante tímidos,  habían intentado suicidarse arrojándose desde lo alto de la torre. Los nefertiles provocan pasiones encontradas.

-O se les ama o se les odia -decía de ellos el profesor Z*Asmuq.

Los últimos en subir fueron doscientos ejemplares de canfini spola (que han sido llevados al borde  de la extinción a causa de sus bellas plumas nacaradas) y cincuenta y dos parejas de tamuks  con los que se esperaba iniciar crianza tan pronto como fuera  posible.

 

Mantener la seguridad fue la razón de que los primeros zédicos* que pisaron la Tierra lo hicieran fingiendo ser juguetes de plástico. Poco tiempo después, cuando los zédicos  vieron el tamaño de los terrestres y apreciaron algunas de  sus más famosas  seriales de televisión, estuvieron totalmente de acuerdo con los sacrificios que les había impuesto la llegada secreta. ¡Quién habría dicho que los Azules eran tan peligrosos!

Las últimas instrucciones que recibió el Capitán Z*Quq se referían al terrestre  llamado Pancho. Amablemente, el Mariscal Z*Yaiq  deploraba tener que ordenarle que la memoria del niño memoria debía ser borrada en cuanto terminara el desembarco de los zédicos*.

 

Los extraterrestres de plástico anaranjado coparon el mercado con extraordinaria rapidez. Después de que un comerciante declaró que tenían  tan buen sistema de animación que parecían vivos, se convirtieron en la sensación de la temporada. Todo el mundo quería llevarlos a sus casas y era de pésimo gusto no contar con uno de ellos, por lo menos, entre los adornos de la casa. Algunas personas tenían familias completas de las que no podían explicar cómo  habían llegado a poseer. Parecía que se reproducían solos.

Los extraterrestres terminaron  por saturar casas, jugueterías y supermercados. Aunque nunca llegó a saberse quiénes fueron los fabricantes  originales, después  aparecieron en circulación las típicas copias hechas en Taiwan, que distaban mucho de tener la misma calidad de las primeras.  Los  primeros extraterrestres animados sólo tenían un defecto:  tarde o temprano, desaparecían y no había  manera de  recuperarlos.

 

Después, quién sabe de dónde,  surgió el mito urbano de los invasores extraterrestres,  que explicaba  la existencia de los juguetes anaranjados como una invasión pacífica que tarde o temprano se apoderaría de la Tierra. Al desaparecer, se decía, los extraterrestres se marchaban a unas colonias submarinas que habían construido frente a las costas del norte de Chile.

No faltó quien los buscó con ayuda de un submarino y el verano siguiente la mitad de los adolescentes de La Serena  perdió el tiempo mirando debajo del agua para encontrar alguna evidencia. Lógicamente, no se encontró nada.

Al año siguiente nadie hablaba de ellos. Habían pasado de moda. 

Read Full Post »