Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘cheetah’

This story is so very old that the only witnesses are dust and ashes long ago. In those days, the first men  that walked upright shared the Okavango, and, as they were new to the area, seeing a cheetah trapping a prey was a wonderful show to them.
The Cheetah were then much more robust than today, they had the classic belly of the big cat and he was so much alike their cousins the leopards, which was very easy to mix up, but man, that young and strange animal, for some reason, he preferred them .
One afternoon when Cheetah devoured the remains of a gazelle, one of those strange animals newcomers, the men, he said with admiration:
– What a beautiful race you’ve done, Cheetah, you certainly deserve to enjoy that delicious gazelle!
Cheetah was a little confused. What did the newcomer say? Cheetah had done nothing that leopards, lions and hyenas do not do every day: get their food.
“It’s nothing,” growled Cheetah, just hungry.
– Nothing! But if you ran like the wind! – the man flattered him.
Cheetah was very satisfied and that night when the herd was about to sleep, he told the story in detail.
The herd was as confused as him, but the next day, when the king of black hair  struck a young zebra and  roared hard to alienate the cheetah, one of them, in anger, replied:
“Do you know, Lion, that man has made it clear that no one runs after a prey so beautifully like us”.
And as animal love  gossips, in  a week or so , everyone around the Okavango knew that only  cheetah run like the wind to catch their prey.
The competition was unleashed. There was’nt a large cat that did not take his mornings to practice to the long runs and afternoon naps were abandoned as everyone strove to be the best runner.
However, there was no consensus. The leopards were convinced of being the best, the cheetah had in his favor with the testimony of men, but the Lions claimed to be the best and who could be so foolish to oppose them? Perhaps the lions were not good runners, but could anyone doubt  about how powerful were its claws and jaws?
So they turned to be simple.
“We will ask the man who decides – agreed feline families.
And that strange animal that moved on two legs, Man, came in, noted, come back and continued watching. Finally the man spoke:
“You are all good hunters. The lion is the most powerful, the leopard is the best climber, but surely only the cheetah runs like the wind.
The war was declared. Leopards failed to greet his cousins and lions immediately granted them the dubious honor of leading the pack of their favorite prey.
Now the cheetah not only needed to run to catch their prey, but mainly for his life from the fury of the lion.
One day the cheetah were more depressed than usual, The Nature managed to pass by. She stopped to observe the exercises of the cheetah  when they ran after an antelope  and when they began to rest, spoke up:
“Maybe I could teach you some things”.
As soon as they demanded her advice, as The  Nature made them a list of exercises needed to lengthen legs and tails, a diet to lose weight and a  piece of advise that nobody asked.
-Concentrate on short distances. With those legs, you would be good sprinters.
The cheetah understood little or nothing, but truth was that they were hungry and were tired of living besides hiding from lions. That morning began their workouts and lowered the amount of calories consumed daily.
Soon they had their stomach removed and had  long, powerful legs. From running, their backs had become a striking curved and the tail had developed long and powerful and served them as a stabilizing rudder in the race.
When the cheetah  felt sure of winning any competition, sent an emissary to challenge the lions and leopards.
-We will compete in the savanna, the first to catch an antelope is the winner, agreed to the cats. 
And they asked the man to be judge of the competition.
On the very  day, the leopard spent much of the day trying to catch an old wildebeest, until he finally gave up and climbed the nearest acacia to watch the developments.
The lion lay down to nap, but not before ordering the lionesses of his pack to take charge of dinner. Females planned an ambush and caught a big buffalo on which they toiled until he had left but  bones picked clean.
Man was boring. What a waste of time! “This was the least competitive I have ever seen!” he said. He was about to return to the village when  Cheetah came in. He was thin and their large padded paws were gliding over the grass like velvet.
“Wait, man, – he said, you owe me your opinion”. 
He sat at short distance until he saw a herd of Grant gazelles  to come closer. Cheetah stood against the wind not to be sniffed and fixed his eyes on an anaware, careless  gazelle   in there, boasting of being a good catch.
Suddenly he lunged forward and ran like a cloudscape towards its goal. The gazelle flew like a shadow, but the distance shortened untill  soon there was no way to avoid the meeting. A single blow and dinner was ready.
Man, admired, came over to where the Cheetah share his food with the rest of the family. Cautiously, he stayed at a safe distance and then said.
“Don’t know what you’ve done Cheetah, but now that your belly is gone, and your legs are longer, now you run like the wind and nobody can reach you”.
The Cheetah reported throughout the Okavango the words of man, but they were very careful not to say that they were specialized in short races for the lion thought he could never catch them. So when after his run he’s out of breath on the grass, hiding so no one knows, he only reappears when he is able to breathe  again.   

Read Full Post »

181486931_b360f7dc3fOficialmente, ningún funcionario del Creador o La Naturaleza ha reconocido  su responsabilidad en el asunto; además, los Babuinos son sumamente desmemoriados, de manera que nadie recuerda  quién fue el desconsiderado que les hizo probar la goma de mascar de fresa por  primera vez.

-Esto es algo que el Hombre ideará por allá por el siglo XX –dijo el culpable-,  me parece muy rica…¿Quieren probarla?

Nada más probarla los Babuinos, una terrible adicción a la goma de mascar de fresa  corrió entre ellos como un reguero de pólvora. Donde uno mirase, allí había un babuino comiendo goma de mascar de fresa. Para  qué contarles las proezas que hacían para conseguirla, considerando que todavía no se había inventado.

Al principio fue divertido.  Nadie que masque goma de mascar  podrá evitar verse un poco ridículo y si  uno tiene los colmillos del tamaño de los de  un Babuino,  ya pueden imaginar la escena. Hilarante, eso dijeron  de ellos los Leones y en menos que canta un gallo,  eran la comidilla de toda la fauna africana.

Los Babuinos son animales muy sociables, pero su vida social se reduce estrictamente a…los demás Babuinos. Por esa razón, tardaron bastante en hacerse cargo de  que los demás animales los consideraban ridículos y aún después de que todos se reían de ellos,  a decir verdad, les importó bien poco. ¡Es que las gomas de mascar de fresa  compensaban  cualquier mal rato, tan deliciosas como eran!

De modo que iban por allí  haciendo  globos color rosa y encontrando muy divertido cuando estos se reventaban y quedaban adheridos a su nariz, sus orejas, el árbol más cercano o algún desdichado animal que tuviese la mala suerte de ir pasando en ese mismo momento.  No había quien no estuviese  furioso con ellos, pero los Babuinos arrojaban su  goma de mascar ya sin sabor al suelo y sacaban otra que empezaban a masticar de inmediato. 

Cuando adquirieron esta pésima costumbre (porque antes tenían otra igual de mala, pegarlos a las rocas o los troncos de los árboles) el malestar  de la fauna salvaje alcanzó ribetes insospechados: ¿Cómo podía  León  conservar su majestuosidad con la  melena  pegoteada? ¿Qué gracia  tenía el caminar de la Jirafa cuando  una  pata  pegajosa la forzaba a cojear? ¿Cómo podía una Gacela conservar su vida cuando, apenas  ponía patas en polvorosa,  pisaba una goma de mascar y se iba de bruces  delante de las Hienas o los Licaones?

Y ya saben como es la burocracia: tanto El Creador como La Naturaleza estaban conscientes del problema, pero  ninguno quería resolverlo para no ser acusado de ser el causante del problema.

Lo peor es que, en esos tiempos primigenios, los Babuinos vivían en los mejores terrenos de la sabana y ocupaban los mejores bosques de acacias.  La contaminación por goma de mascar de fresa amenazaba con la destrucción del hábitat y ponía en jaque la industria turística. ¿Quién querría pasear  por  el Ngorongoro a riesgo de pisar, o peor aún, sentarse, en una goma blanducha y ennegrecida por el sol?

Toda clase de quejas se presentaron en las respectivas oficinas de partes, sin embargo,conscientes de lo  demorosas que suelen ser estas apelaciones,  los animales salvajes prefirieron esperar con calma. Ya llegaría tiempo, en un par de millones de años, de recibir la anhelada solución.

Entretanto, la vida en la selva seguía su curso normal. Aparecían nuevas especies, los antepasados del Hombre se paseaban por las canteras de Olduvai y a las sequías les sobrevenían  copiosas lluvias.  Los Babuinos incluso tenían ahora  nuevos sistemas para conseguir su bocado favorito, de manera que la mitad de África estaba cubierta de  goma de mascar pegajosa a la espera de nuevas víctimas.

Por desgracia, ese año los aguaceros que sucedieron a la sequía fueron tan abundantes que numerosos animales murieron ahogados. Consciente del error y preocupado por  los estragos, El Creador  decidió ver la situación con sus propios ojos. 

Todo un día recorrió la zona, llegando a la conclusión de que los reportes eran un tanto exagerados,  las aguas estaban alcanzando niveles normales y todos estaban felices porque las nuevas pasturas proporcionaban  comida a todas las especies,  engordando a la vez las presas de los carnívoros.

Sucedió  que, cansado de tanta caminata, El Creador tuvo la  mala idea de sentarse a descansar bajo la sombra de unos árboles; corría una deliciosa brisa y aprovechó de  descabezar una siesta.

 Cuando fue a levantarse,  descubrió sorprendido que estaba pegado  al suelo. ¡Se había  dormido sobre un botadero de goma de mascar!

Tratando de quitársela de su mejor  túnica, terminó por esparcirla en sus sandalias y su báculo y, como si fuera poco,  en  la larga cabellera de la que siempre ha  estado tan orgulloso (si no me creen, vean la Capilla Sixtina)

  Para qué les digo el trabajo que tuvieron allá arriba tratando de dejarlo presentable otra vez. Lástima que parte de su pelo debió ser cortado, porque no hubo manera de quitar la goma de mascar. Ya de regreso en sus funciones, El Creador ni siquiera alcanzó a redactar un decreto, estaba tan furioso que lanzó su condena  con un vozarrón que se escuchó en todas las esquinas del universo conocido:

-¡PARA QUE NUNCA OLVIDEN LAS CONSECUENCIAS DE SU DESACATO Y FALTA DE CONSIDERACION, LOS CONDENO A LLEVAR  LA GOMA DE MASCAR EN SUS TRASEROS HASTA EL FIN DE LOS DIAS! – explotó.

Inmediatamente, los traseros de los Babuinos comenzaron a crecer y a tomar un  vistoso color fucsia, adquiriendo la apariencia de una gran goma de mascar húmeda,  pegoteada e inflada.

Lo que al principio fue una tragedia, se vio aminorado por el hecho de que las hembras  lo consideraron muy atractivo y comenzaron a elegir a sus parejas  en razón de lo muy rosada y vistosa que tenía su zona posterior.  Eso les sirvió de consuelo a los machos, pero  tanto rieron los animales salvajes a costa de ellos, que terminaron por mudarse a los más empinados roqueríos y allí, lejos de los demás, se olvidaron totalmente de la goma de mascar de fresa. Ni siquiera  quieren oír hablar de ella.

Read Full Post »

2778316030_4a6c9ba594Apenas instalados en las llanuras de África, los avestruces exhibieron claras  señales de dimorfirsmo sexual:  los avestruces machos, de lujoso plumaje negro ribeteado de blanco en las colas,  se  mostraron también como excelentes padres. Pasaban  todo el día pendientes de los huevos y apenas    los polluelos salían de ellos, los machos corrían de aquí para allá, preocupados de que ninguno se extraviase y de vigilar  la zona para impedir que los chiquitines se convirtieran en la cena de algún predador de gran tamaño.

Las hembras, cuyo plumaje era gris y carecía de las  elegantes plumas de la cola, eran muy diferentes. Era fácil pensar que habían tenido suficiente con la postura de los huevos; eran madres  indolentes, más preocupadas por su embellecimiento personal y la conquista de machos guapos que por el bienestar de sus pequeñuelos. Sin  embargo, insistían en  mantener una imagen de madres solícitas y no dejaban que los padres  participaran de la crianza.

A causa de este descuido, era muy común que las crías sufrieran caídas o  se expusieran a situaciones peligrosas y  ahí si que las avestruces hembras ponían el grito en el cielo para  lograr que los  desesperados padres solucionaran el problema.

Así, saltando de crisis en desastre, los padres no tenían un momento de tranquilidad.  Ya casi no se alimentaban, apenas si tenían tiempo para  descansar  antes de que el grito desesperado de una madre  interrumpiera su sueño  pidiendo que alguien, por favor, rescatara a su  chiquitín. Tanta era la presión, que  sufrían  ataques de pánico y ahogos que no sabían cómo superar.

Tratando de dar un corte a la situación, los avestruces machos  enviaron una solicitud a las Oficinas Centrales de la Naturaleza, que, en resumen, decía lo siguiente:

“…solicitamos a La Naturaleza que resuelva  acerca del comportamiento indolente de las madres avestruces,  aplique las sanciones correspondientes y exija firmemente que se  comporten como madres responsables.”

La  respuesta no tardó en llegar, pero fue tan decepcionante que, cuando fue leída, algunos avestruces derramaron lágrimas mientras otros sufrían  principios de desmayo:

“Considerando los principios básicos de no intervención y las leyes irrevocables de la evolución,  La Naturaleza ha decidido  que el conflicto entre los avestruces debe ser resuelto  de mutuo acuerdo entre las partes y les propone, para ello, participar en el  curso –taller  “Evolución, una nueva mirada…”

Los avestruces machos dejaron de leer y se  miraron desconsolados. ¿Qué podían hacer? Todo favorecía a las madres avestruces y los grandes perjudicados resultaban ser los  polluelos

Asistieron al curso y fueron estudiando con ahínco  los nuevos principios de la evolución, que se preparaban  para ser descubiertos por un tal Darwin dentro de varios millones de años. A las avestruces madres ni  se les vio por allí, pero ellos aprobaron con distinciones.

Poco tiempo después,  al primer grito de socorro  por un polluelo perdido, las  madres avestruces  fueron sorprendidas al ver que los machos que venían en su rescate estaban acompañados por un oficial de La Naturaleza.

-¿Qué hace este oficial aquí? – Preguntaron.

-Ha venido a ser testigo de vuestro comportamiento irresponsable con nuestros hijos – expresaron con firmeza los avestruces padres.

-¡Sois unos acusetes! – gritaron las hembras.

Y los machos respondieron a coro:

– ¡Sólo somos  admiradores de las teorías de la evolución, que quieren pasar de la palabra a la acción!

Y el oficial, desenrollando un gran  rollo de papel, leyó:

-Se faculta a los avestruces padres a ser los encargados de la crianza de los polluelos y se despoja de la tutela a las madres por su desidia e irresponsabilidad con las nuevas generaciones de la especie…

Y siguió leyendo tanto rato que las avestruces  hembras se aburrieron y se fueron a peinar mirándose  en las aguas del estanque más próximo.  La tardanza dio tiempo para que pensaran en que se habían librado de una buena tarea  y, felicísimas, se fueron a  conquistar nuevos galanes.

Sólo para molestar, interpusieron un recurso que pedía se les restituyera la custodia de los polluelos en caso de que los padres  omitieran una sola causal de la resolución de La Naturaleza.

Los padres estaban felices. Cada uno de ellos se  hizo cargo de una gran parvada y  adquirieron la costumbre de pasearse  con ella por la llanura. Todavía se les puede ver haciéndolo.

Pero, por si acaso, siempre están revisando todos los rincones para ver si un polluelo se ha quedado atrás y cuando alguno desaparece por un breve lapso de tiempo, sufren sus conocidos ataque de pánico, y para solucionarlo, esconden la cabeza en el agujero más cercano y respiran allí hasta que se recuperan del sofocón.

 

Nota: efectivamente, los avestruces machos se encargan del cuidado de los polluelos y suelen estar a cargo de una gran cantidad de ellos.

El dimorfismo sexual son las diferentes características que entre machos y hembras muestran las especies,por ejemplo, tamaño, color, canto, etc..

Read Full Post »

Estimado lector, mañana  nos internaremos en  los secretos de la vida del Cheetah, ese bello  felino que habita la sabana africana y sabremos Por qué los cheetah corren como el viento.  No te pierdas este nuevo capítulo

de  La vida secreta de la fauna salvaje   y pronto, muy pronto, hurgaremos en las intimidades de los pudúes.

Read Full Post »