Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘brujas’

brujilda

La infancia de David estaba marcada por dos hechos dolorosos: el primero era la desaparición de su verdadera madre, suceso del que ni siquiera guardaba memoria. Simplemente, su madre nunca había estado allí. A  David le gustaba pensar que su madre había preferido la fama y se había marchado para convertirse de una estrella. ¿Estrella de qué? Cualquier cosa bastaba, pero David tenía sus preferencias secretas y por eso siempre leía sobre las vidas de las estrellas del rock y el cine buscando en ellas un hilo conductor que iluminase su pasado. Por la misma razón las paredes de su habitación estaban cubiertas por fotos de artistas famosas de cuyo pasado no se tenía mayor conocimiento.

El otro hecho era más doloroso para él. Uno, pensaba, puede vivir sin una madre, se acostumbra, no recuerda lo que nunca conoció, pero vivir con su madrastra era demasiado para cualquiera y David habría dado cualquier cosa porque la esposa de su padre desapareciera para siempre.

David tenía apenas cuatro años cuando Roxana entró en sus vidas y desde entonces se encontraba inmerso en un proceso de capacitación perpetuo. Roxana había comenzado aquello con unas palabras dichas al pasar.

-¿No sabe hacer su cama todavía? Querido, esto no es bueno para David.  Los  niños necesitan independencia desde el primer día de sus vidas. ¡Nadie sabe cuándo pueden quedar solos!

David era el único niño, que él supiese, que a los cuatro años de edad había aprendido a hacer su cama. De la misma manera, era también el niño  que más precozmente había aprendido a pasar la aspiradora, lavar los platos, sacar el polvo de los muebles, limpiar los vidrios, cortar el césped, regar el jardín, cocinar el almuerzo, hacer las compras y etc, etc. Roxana se lo recordaba constantemente a su padre constantemente mientras tomaba baños de espuma o pasaba sus largas sesiones de  belleza frente al espejo de su tocador.

-Ser autovalente es lo mejor para un niño, querido.  Así siempre darán gusto en cualquier parte.

David no era particularmente inteligente, aprender todo lo que Roxana consideraba necesario en la formación de un niño no había sido fácil para él, pero Roxana podía ser muy convincente con el uso del palo y la zanahoria, solo que la zanahoria estaba fuera de todo el asunto. El racionamiento de comida, por ejemplo, era una buena razón para cualquiera que tenga hambre y a partir de la llegada de Roxana a su vida David siempre había sido un niño delgado. El racionamiento de comida lo mantenía perpetuamente hambriento.

Otra buena razón para hacer el trabajo que, en buena medida, le habría correspondido a Roxana, era el racionamiento de sus pertenencias. Roxana administraba todo, sí, TODO, lo que poseía David: sus libros, sus pantalones, sus calcetas, sus suéters, su única parka. Un niño hace con entusiasmo un trabajo desagradable con tal de poder usar un par de pantalones decentes en vez de unos que le quedan ridículamente cortos o por la necesidad de usar ropa de abrigo cuando la temperatura apenas alcanza los dos grados Celsius.

Y en cuanto a los libros, nadie puede imaginar lo importantes que son los libros para un niño de diez años  que no tiene tevé, ni computador ni nada que se aproxime remotamente al término entretención.

Roxana podía decir que nunca le habría puesto un dedo encima a David y estaría en lo cierto. No era necesario. Su sistema bastaba.

Y en cuanto a su padre, David no sabía si su padre era realmente el hombre  menos observador en la historia de la humanidad o si en realidad el bienestar de su hijo le importaba un comino. A David le gustaba pensar lo primero, nadie quiere un padre que no te quiere y la versión “despistado” le parecía mucho más aceptable. Además, estaba claro que los tratamientos de belleza de Roxana eran sumamente efectivos, al menos en lo que se refería a mantener embobado a su padre.

Por esas y muchas otras razones, David se despertó esa víspera de Halloween casi de madrugada. Si quería salir a pedir dulces debía poner la casa de punta en blanco, preparar la cena y sacar a pasear al perro de Roxana. No había tiempo que perder, el año anterior Roxana había inventado un par de tareas de última hora que lo habían mantenido ocupado hasta tan tarde que solo pudo mirar desde su ventana a los niños que pasaban luciendo sus disfraces flamantes por las veredas.

En cuanto a él, no necesitaba disfraz, bastaría con ponerse sus peores harapos y cubrirse la cara con su viejo antifaz, rotoso de tantos años guardado en el clóset. Era indudable que harían un buen disfraz de mendigo.

Y ese día, por suerte, todo salió bien y no porque Roxana no tuviera dispuesto un arsenal de pedidos de último momento sino porque su padre, tan despistado como siempre, no recordó hasta muy tarde que estaban invitados a una fiesta de Halloween. Roxana pasó la última hora produciéndose frente al espejo y lo dejó tranquilo. Con un suspiro de alivio, David corrió a vestirse apenas la puerta se cerró tras sus espaldas. Cinco minutos después ya estaba en la calle con una vieja bolsa del pan en su mano.

Para su felicidad, la gente estaba más generosa que el año antepasado y su bolsa se iba llenando de delicias que ya escondería en sus rincones secretos para evitar que Roxana se apoderara de ellos. David fue de un lado a otro de su barrio y finalmente, con su bolsa casi llena, atacó las casas de su propia calle.

Solo entonces notó que la casa que llevaba tantos años desocupada en frente de la plaza tenía nuevos ocupantes. No era gente que gastara mucho en electricidad, eso lo supo porque solo una ventana estaba iluminada, pero era seguro que sí gastaban en dulces, porque unos seis pequeñuelos se arremolinaban en torno a una mujer delgada y morena que, además, estaba vestida de bruja. La mujer repartió todos sus dulces quedando con las manos vacías.

Cuando se marcharon, David se acercó tímidamente. Había algo extraño en la mujer que se disponía a entrar en la casa, era como si la conociese de algún lugar, pero no podía recordar dónde.

. Mucho más extraño fue que a pesar de que le daba la espalda y de que David se había aproximado en completo silencio, ella se dirigió a él como si le estuviera viendo.

-Tengo muchos más adentro, ven conmigo- y entró en la casa que estaba iluminada con una mortecina luz roja.

No sin temor, David la siguió. Al echar una mirada a su alrededor descubrió que la casa estaba pobremente amueblada. Un sofá aquí, un par de sillas por allá, nada de adornos ni cuadros ni mucho menos toda la colección de figurillas de porcelana que Roxana repartía por su sala. Había  una mesa, claro, y sobre ella, la más completa colección de delicias que David hubiera visto jamás.

– ¿Comiste algo? –Preguntó la mujer- Yo todavía no así que puedes sentarte conmigo.

Corrió una silla para él y ambos se sentaron a disfrutar el banquete. David nunca había comido tan bien en su corta vida y descubrió que su barriga estaba realmente vacía y no parecía llenarse nunca con los pasteles, sándwiches y helados que la mujer vestida de bruja no dejaba de servirle. Cuando finalmente no pudo comer una migaja más, se estiró en la silla sintiendo que su estómago iba a reventar.

Entonces se dedicaron a conversar. La dama era simpática, sabía escuchar y  no necesitaba hacer preguntas porque David parecía haber bebida la droga de la verdad en vez de los deliciosos jugos que todavía llenaban los jarros. David hablaba, hablaba y hablaba hasta por los codos y pronto se encontró contando la triste historia de su vida a la única y primera  persona que  había manifestado interés en él.

Cuando terminó, tuvo miedo. ¿Y si la mujer vestida de bruja hablara con Roxana? ¿Por qué había tenido tantos deseos de hablar, le habría puesto algo en la comida?

Repentinamente recordó uno de sus libros favoritos, Hansel y Gretel. ¡Cuántas veces no había soñado él con comerse parte de la casa de pastel! Solo que la propietaria era una bruja y cebaba niños para comerlos después.

¡Y él, en ese momento, se sentía como un cerdito bien cebado! Y lo peor era que comenzaba a sentirse soñoliento, soñoliento. Sus ojos pesaban como si fueran de plomo y no podía controlar piernas y brazos.

Lo último que sintió fue que la mujer vestida de bruja le tomaba suavemente en sus brazos para evitar que cayera dormido sobre la mesa. Después solo hubo oscuridad a su alrededor.

Cuando despertó, lo primero que supo fue que estaba en su propia cama, solo que alguien había puesto una cobija más gruesa en ella y ahora era mucho más abrigada que antes. Se estaba muy bien en esta nueva cama abrigada.

Una  tímida luz otoñal entraba por la ventana y desde la cocina llegaba hasta él el delicioso aroma de una masa dulce en el horno. David miró el reloj y palideció: ¡Era tardísimo, Roxana le dejaría sin comida por una semana a lo menos por haberse quedado dormido!

Bajó la escalera corriendo. Su padre, sentado a la mesa, terminaba el desayuno que David había omitido hacer. Roxana le daba la espalda mientras lavaba los trastos y canturreaba una canción.

Buenos días, David, te quedaste dormido –sentenció su padre poniéndose de pie- querida, ha estado delicioso, hace mucho tiempo que no comía algo tan rico..

Roxana se dio vuelta lentamente, tan lentamente que David pudo ahogar el grito de sorpresa y terror que pugnaba por escapar de su garganta.

Porque la mujer que ahora devolvía el beso a su padre no era Roxana sino la mujer vestida de bruja. Llevaba, claro está, la ropa de Roxana, lucía su mismo labial y barniz encarnado en las uñas, tenía ahora el pelo teñido con el mismo rubio dorado número 77 que usaba su madrastra, pero claramente, y aunque su padre no parecía haberse dado cuenta de ello, sus ojos eran los de la mujer vestida de bruja, su sonrisa era la de la mujer vestida de bruja y algo indefinible en ella declaraba a los cuatro vientos que Roxana no estaba allí y que la mujer del traje de bruja había tomado su lugar.

Ella se sentó a su lado y ambos escucharon cerrarse la puerta tras su padre. Afuera, el motor del Toyota se puso en marcha y ronroneó suavemente alejándose. Estaban totalmente solos.

-Debes comer, David. Un niño de tu edad necesita alimentarse bien –dijo ella.

Y aunque se moría de miedo y le costaba tragar bocado, David la obedeció sin decir palabra. Gracias a su larga experiencia con Roxana, él ya sabía bien cómo se las llevaban las mujeres con los niños y no pensaba darle a la extraña que ahora ocupaba su lugar  la menor razón para disgustarse con él.

-No tienes por qué temer, querido –siguió diciendo la mujer-, no soy de esas que se entretienen maltratando niños indefensos. Creo que nos llevaremos bien tú y yo. Ya es tarde, prepárate para irte al colegio, pero antes de que te vayas quiero que hagas dos cosas.

-¿Qqqué cosas? –preguntó el niño con voz temblorosa.

-Primero, cambiarte esas ropas, qué feas están, totalmente pasadas de moda. Parece que no viste las que dejé sobre la silla en tu dormitorio. Lo otro lo vemos después.

David iba a lavar los platos del desayuno, pero ella se lo impidió empujándolo suavemente hacia la escalera. El niño corrió de regreso a su habitación y sí, tal como ella dijera, una completa tenida flamante y a la última moda lo esperaba en la silla. En el piso estaba el complemento: un par de zapatillas que de seguro habían costado más que todas las que David usara hasta ese momento juntas.

Cuando bajó, ella estaba esperándolo al pie de la escalera.

-Te ves muy bien, hijo –aprobó.

David la siguió hasta la vitrina de la sala. Allí ella se detuvo y le mostró la colección de figurillas de porcelana.

-Mira –dijo-, agregué una nueva a mi colección.

Y David, asombrado, fijó sus ojos en la nueva porcelana que integraba el grupo. Allí, vestida de bruja y con una mueca de terror pintada en su rostro estaba la que algún día había sido la temible Roxana. David quedó sin palabras.

-Y así hay gente que dice que nosotras, las brujas, somos malvadas –continuó la mujer-, estoy segura de que tú no vas a pensar eso y sin duda alguna, nos vamos a llevar muy bien.

Y David, ya camino de la escuela, sintió  que podía creerle a su nueva madrastra. Si las brujas trataban así a los niños y cocinaban tan bien, bienvenidas las brujas. A decir verdad, ahora que el recuerdo de Roxana comenzaba a difuminarse en su memoria casi no habría podido decir cuál de ellas era la verdadera bruja.

El autobús estaba llegando, de un salto, David plantó sus nuevas zapatillas en la pisadera. Definitivamente, se sentía vestido para matar. Cuando pasaron frente a la plaza el niño pudo ver claramente la casa donde había cenado el día anterior. La pintura descascarada, las hierbas que crecían en el jardín y el letrero que antes   no había podido ver:

SE VENDE.

Read Full Post »

pavo_real

 

Tal como se lo había dicho a mamá, el lunes siguiente fui a disculparme con las señoritas Pereira de Olivar. Sebastián se ofreció a acompañarme, pero le dije que no, muchas gracias, esto es algo que tengo que hacer sola. Quedamos de vernos más tarde para estudiar juntos, él vendrá a casa,  aún prepara el famoso examen de ingreso al Instituto Nacional.

Sabía  que no iba a ser fácil, pero uno no puede traicionar a sus amigas imaginando de ellas las cosas horrorosas que yo pensé  durante el último par de semanas y hacer como que aquí no ha pasado nada. Tampoco era cosa de llegar al local y decir “bueno, ya, me equivoqué y les pido disculpas”, de manera que averigüé qué bus me servía y fui hasta la parcela de La Reina. La verdad, de día era mucho más linda y había que ser idiota para asustarse. Sí, yo fui esa idiota, qué horror. Llamé por el micrófono y apenas dije mi nombre, la voz de  Penélope saludó y sonó el botón del portero eléctrico que no vimos la noche de la fiesta. Tampoco están tan anticuadas como para no tenerlo.

Fui caminando por unos senderos preciosos, rodeados de rosales floridos, hortensias azules y dalias multicolores. El jardín emanaba mil aromas a cuál más delicioso y los árboles que tanto me aterrorizaran en la fiesta de Halloween estaban llenos de zorzales, tordos, cotorras, chincoles y otros pájaros que ni conozco, todos ellos banquetéandose con los damascos maduros. Ploch, se escuchaba por acá, ploch, por allá y ése era otro damasco que había mordido el polvo. A cada momento me sentía más tonta. ¡Me había portado como una niñita miedosa, qué manera de hacer el ridículo!

Penélope estaba esperándome junto a la piscina.

-¿Trajiste traje de baño? –preguntó.

¡Claro que no, ni se me había pasado por la mente que ellas todavía quisieran invitarme a pasarlo bien en la piscin!.

-No, en realidad, Penélope, yo he venido a pedirles perdón por lo mal que actué hablando todas esas barbaridades de ustedes.

-Querida, no te lo tomes tan a pecho. Nosotras debimos  darnos cuenta que una fiesta de Halloween podía ser terrorífica para una niña de tu edad, además, estuvo lo de las gatitas, que se portaron tan mal. Todo  eso debe haberte causado una impresión tremenda. Si lo miras bien, es culpa nuestra.

Sus grandes ojos amarillos estaban fijos en mí, dulces y apenados a la vez. ¡Era como si fuese a maullar en cualquier instante, triste y coqueta, como Penny!

-Lo que hice fue vergonzoso, Penélope, pero fue sin mala intención. Nunca pensé que Sebastián hablaría con su papá y él, a propósito, también se siente muy mal. La actitud de su papá fue muy decepcionante para él.

-No te preocupes, Toni, entiendo perfectamente; además, durante el fin de semana recibimos algunas noticias de la Galería. Supe que anduviste recorriendo los locales para  poner a esos chismosos en su lugar.

-Mamá dijo que era el colmo del machismo.

-Siempre he sostenido que tu mamá es toda una dama, Toni.

No pude evitarlo y me eché encima de ella, me daba mucha vergüenza y tenía deseos de llorar. Nos quedamos abrazadas largo rato.

-Ya está bien, Toni, vamos a la terraza a ver a las chiquillas –invitó.

Así son mis viejitas Pereira de Olivar, tienen como mil años, pero siguen llamándose entre ellas como si aún tuvieran quince. Me tomó de la mano y rodeamos la casa, junto a la piscina estaban esperándonos Lisístrata y Gertrudis.

-¡Hola, Toni querida, qué bueno qué viniste! –Lisístrata se veía feliz de verme.

-Tanto tiempo sin verte –me reprochó, suavemente, Gertrudis al tiempo que me servía un jugo de frutas- , te habíamos echado de menos.

Para qué voy a pasar una vez más por la humillación de contarles, con lujo de detalle, el lamentable episodio de mi solicitud de perdón. Creo que ellas se sentían tan mal como yo, de manera que hicieron todos los esfuerzos posibles por impedirme hablar, pero no me amilané y les pedí disculpas en todos los tonos posibles.  Después nos pusimos a comer  toda clase de alfajorcitos, tartaletas, mazapanes,  bombones y demases que ellas preparan para esperar la Navidad. Debo haber subido como cien kilos de tanto comer. A cada rato aparecían nuevas exquisiteces y jugos de fruta frescos. Ya estaba empezando a entender como fue que Lisístrata llegó a ganar ese sobrepeso y si no me detenía a tiempo, sí, la idea pasó por mi mente encendiendo todas las alarmas, la próxima obesa mórbida del grupo iba a ser yo, Antonia Gutiérrez.

-No, gracias, no puedo comer una migaja más –rechacé con pesar el helado de pistacho que Gertrudis  me ofrecía.

Me pregunté dónde estarían las mininas. No habían aparecido en todo ese rato. De veras deseaba ver a Penny, sentir su colita serpenteando alrededor de mis piernas.

-¿Y Penny? –pregunté.

-Cuando estamos acá nunca quieren bajarse de los árboles –respondió Penélope. Es una lástima, porque te quieren tanto y después, cuando olfateen que estuviste aquí, estarán apenadas.

-Son las gatitas más adorables del mundo –dije con toda sinceridad. No porque sufrieron un ataque de celos las voy a borrar de mi lista de afectos.

Las tres me devolvieron una sonrisa esplendorosa. Aman tanto a sus gatas que se toman los cumplidos para ellas en forma casi personal.

-Hay algo que necesito saber –les dije-, y es muy importante.

-Pues habla, querida –dijo Penélope mirando a sus hermanas. Gertrudis me lanzó una mirada recelosa.

-¿Van a abrir el local de nuevo o es verdad que han pensado en venderlo?

Se miraron una a otra y se acomodaron en las sillas antes de responder.

-Hubo un momento en que pensamos seriamente en vender –comenzó Lisístrata.

-Pero nos daba mucha rabia que alguien se aprovechara de un mal rato  nuestro para sacarnos del negocio-continuó Gertrudis.

– Y después vino eso de la publicidad –remató Penélope.

-¿Qué publicidad? –pregunté.

-Es que no sabes, Toni, ahora que creen que somos brujas y nos convertimos en gatas, todo el mundo quiere comprar nuestras antigüedades.

-¡Hasta nos ofrecieron ir a un programa de televisión!

-¡Y nos pagarían!

Estaban locas de felicidad. Al fin había llegado su momento. Lisístrata ha pensado en  que necesitan un ropero nuevo y Penélope ha mirado telas finas por internet. Gertrudis no dice nada, pero resulta evidente que no le gusta nada eso de hacerse tan conocida. Desconfía hasta de su sombra, igual que Gertie.

Lo que quedaba de mi visita se nos fue haciendo planes para el verano. Lisístrata insistía en que yo debía ir todas las semanas a bañarme en la piscina, que se gastaba tanto en mantenerla para que nadie se metiera en ella, salvo, claro, en la Fiesta de Halloween.

Todas reímos, qué divertido parecía ahora, a pleno sol, con los pajarillos cantando y un pavo real…sí, no estaba viendo visiones, había un pavo real asomando entre los arriates de flores.

-¡Es un pavo real! –no pude quedarme callada. Estaba asombrada.

-Claro querida, es Mike. Anda ve a verlo, es lo más mansito que hay.

Me puse en pie de un salto y fui hasta él, que no mostró temor alguno. De cerca era aún más lindo, con todos esos maravillosos colores brillantes. Arrastraba su maravillosa cola como si fuera el manto de un rey.

 Penélope vino detrás trayendo migas para él y me las iba pasando para que yo lo alimentara. Se veía de lo más acostumbrado a comer tartaleta de manzana y no perdía nada.

-¿Hace mucho que lo tienen? –pregunté.

-Un par de años, no lo viste el otro día porque a esa hora está durmiendo. Queremos comprar otro, nos parece que se siente un poco solito- aseguró Penélope.

-¿No es extraño que se llame Mike?-pregunté.

-¿Extraño, por qué?

-Es parecido a Miguel –dije.

-Parecido no, es que  a los Migueles se les dice Mike en inglés.

-Eso pensé.

Al menos este Miguel no nos va abandonar –murmuró Penélope con pena.

-Oh, no, no tenga pena, estoy segura de que volverá a buscarla – dije tomándola de la mano.

-¿De veras lo crees, Toni?

-Estoy segura.

Y lo cierto es que de pronto tenía la certeza de que lo que le decía era así. Don Miguel regresaría junto a ella, no precisamente con una capa de plumas de pavo real, pero volvería. Si  lo pienso bien,  sería  mucho mejor  que regrese vestido con algo menos absurdo que la chaqueta de su disfraz de Halloween.

El ave movió su cabeza como dándome la razón. Era realmente encantador. Hasta me dio la misma impresión que a veces me hace sentir Penny: era como si el ave tuviera ganas de decirme algo tan importante que no podía esperar.

Me despedí de las señoritas Pereira de Olivar a medio camino de la puerta de entrada. El sol pegaba fuerte y las pobres hacían esfuerzos para soportarlo entrecerrando los ojos y haciendo visera con la mano para protegerlos. Las  tres se quedaron bajo una  enorme palmera, Penélope con su mano derecha apoyada en el añoso tronco para descansar, disfrutando de la sombra,  cuando di vuelta el recodo del caminillo empedrado.

Ya  había caminado unos cinco metros cuando  recordé el pañuelo de Penélope, lo había tenido desde la fiesta y mamá lo había lavado para que se lo devolviera. Regresé corriendo a buscarlas mientras lo sacaba de mi cartera y  volvía a tomar la curva en sentido inverso.

Y entonces pareció que el mundo había girado en ciento ochenta grados de un solo golpe.

Las señoritas Pereira de Olivar habían desaparecido. O al menos, eso creí. En su lugar, las tres gatas viejas tomaban sombra bajo la palmera, con excepción de Penny, que con las dos patas delanteras apoyadas en el tronco, parecía lista para  subir hasta la copa.

Las gatas maullaron suavemente y se me acercaron coquetas restregándose  junto a mí. Tres segundos, habrían sido unos tres segundos…era imposible que tres viejecillas casi nonagenarias hubieran desaparecido tan rápidamente y las gatas, de dónde habían llegado las gatas. Lisi, gorda floja, se tumbó en el pasto a lavarse con una lengua sonrosada como jamón y Gertie se sentó muy tiesa; de tan flacuchenta parecía figura de porcelana.

-Miaau- era Penny con sus ojos amarillos dedicados a su actividad favorita: hacerme sentir que tiene algo muy importante que decirme. Su colita peluda serpenteó en mis piernas haciéndome cosquillas.

-Hola, preciosa –la acaricié-, por favor, entrégale su pañuelo a Penélope y dile que muchas gracias – acomodé el pañuelo en el collar con unas vueltas para que no se fuera a caer.

Y después, qué vergüenza confesarlo,  me fui corriendo a mil por hora. Hacía  un calor de mil demonios, no corría la más leve brisa, pero a mí un escalofrío me recorría las costillas y llegué hasta la puerta temblando y apenas la traspasé la cerré dando un portazo que debe haber hecho historia en la tranquila calle  reinina.

Sólo entonces se me pasó el miedo, mis rodillas dejaron de temblequear  y pude partir a la carrera hacia el paradero.

Read Full Post »

galpón

Lo primero que hice al llegar el jueves fue salir corriendo a ver a mis viejitas, pero la realidad me tenía preparada una de esas sorpresas que le encanta darnos cuando hemos metido la pata. ¡El local estaba cerrado en pleno día laboral!

Un letrero garrapateado a mano anunciaba que, por razones de fuerza mayor, permanecería así hasta fecha próxima.

-Las brujas andan de paseo en sus escobas –me gritó el dueño del local vecino-, aprovecha y enciérrate para que no te pase nada.

-Muy gracioso –le enrostré-, debiera ser respetuoso con sus vecinas, que siempre  son tan buenas personas con usted.

-Yo no soy el que anda diciendo que se transforman en gatas –respondió-, pero siempre lo había pensado.

-Porque son unos tontos y unos peladores, no se de dónde puede haber sacado esas tonteras.

-Anda a preguntarle a tu amigo, el hijo del librero –gruñó- de alguna parte tiene que haber sacado todo eso ¿no?

Estaba furiosa con él, estaba enojada con Seba, pero más que nada estaba absolutamente indignada conmigo. ¿Cómo había podido ser tan estúpida? Por  primera vez, no sabía qué hacer. Me fui caminando a lo largo de la Galería hasta que llegué a Antigüedades Leonora Latorre. Sebastián estaba solo, dedicado a ordenar y desempolvar las vitrinas plumero en mano. Ni siquiera lo saludé.

-¿Cómo pudiste hacerme eso? –Pregunté.

No hacía falta que fuera adivino para saber a qué me estaba refiriendo.

-Antonia, perdona, yo sólo estaba preocupado por lo que podía pasarte y le pedí ayuda a mi papá y tú sabes cómo es él, siempre anda molestando conque las viejitas son brujas y se puso a comentarlo con todo el mundo.

-No se cómo es tu papá, pero lo que hizo es muy feo. Yo sólo te conté  cómo lo había pasado y nunca pensé que te lo tomaras en serio. Es más, después de que te lo dije me di cuenta de que eran puras ideas locas mías, soy chica todavía, era la primera vez que pasaba la noche fuera de mi casa y me asusté, eso fue todo.

-Lo siento, sé que metí la pata, me di cuenta al tiro, porque entre todos esos tontos que comentaban y señalaban a las viejitas no faltó el que se hizo el amable y corrió a contarles lo que había pasado. Cerraron temprano, pusieron el letrero y no hablaron con nadie, dicen que van a vender el local y hasta surgieron algunos interesados.

¡Cómo, ya estaban haciendo trizas el mejor negocio de la Galería! Y lo peor de todo es que la culpa era mía y sólo mía, las viejitas me habían dado su amistad y yo la había hecho mil pedazos antes de arrojarla al viento. Una pena negra me invadió y  me di cuenta de que lo único que quería era llorar, pero no podía dejar que Seba me viera y trataba de aguantarme.

-Lo siento –volvió a decir.

Y entonces no pude aguantarme más y me lancé a llorar como si fuera una niñita de cinco años; la vergüenza que sentí fue tan grande que salí corriendo hasta la cafetería.

-Antonia, estás llorando ¿Qué te pasa? –me recibió mamá.

Y entonces le conté lo que no había querido contar la noche anterior. De cómo me había asustado con los acontecimientos de la noche de Halloween y a la vez de como la conversación con Seba me había ayudado a entender que no eran más que niñerías.

-Yo nunca me imaginé que él se lo diría a su papá y que él armaría ese tremendo escándalo –gimoteé.

Lo más sorprendente de todo fue que mamá estuvo totalmente de acuerdo conmigo.

-Bien poca cosa, el caballero. Aprovecharse de unos niños para  correr a las señoritas del local.

-¿Entonces tú me crees, mamá?

-Por supuesto, hija. Nadie podría creer esas cosas de unas damas tan cariñosas y amables como tus amigas. Lo que pasa aquí, disculpa que te lo diga, es que el papá de Seba hizo muy mal, se mostró como un copuchento y un machista. Hace tiempo que se sabía que él quería el local de las viejitas, que es mucho mejor que el suyo y está en una ubicación estupenda.

-¿Tú crees que Seba lo hizo adrede, mamá?

-No, hija, de ninguna manera, fue su padre quién se aprovechó de la amistad que ustedes se tienen, lo que es muy feo. Pero ahora tenemos que solucionar esto y me temo que vas a tener que ser responsable y enfrentar las cosas como una niña grande. En todo caso, no te voy a dejar sola. Yo te acompañaré, porque vamos a ir a ver al papá de Sebastián y después a todos esos chismosos de la Galería, empezando con el vecino de las viejitas, qué hombre más falso. Yo creí que era realmente su amigo.

Mamá es súper. Primero me acompañó a poner en su lugar al papá de Sebastián; muy diplomáticamente para no dañar nuestra amistad, y después me llevó local por local para que los locatarios escucharan de mis propios labios la verdad del asunto. Al último que vimos fue al vecino de mis amigas, quién terminó disculpándose en todos los tonos posibles y rogando que no le fuera a contar a ellas que había sido capaz de creer en esas tonterías.

-No se lo merece –le dije-, pero no les contaré para que no tengan la pena de saber que uno de sus amigos queridos es más falso que Judas.

Ya estábamos por cerrar la cafetería cuando llegó Sebastián.

-Supe todo –me dijo-, mi papá está enojado conmigo, pero en el fondo yo creo que se arrepintió de lo que hizo. Y yo quería pedirte otra vez que me perdones, fui un tonto, pero te prometo, Antonia, lo hice porque estaba preocupado por ti, de veras. Nunca me imaginé que mi papá fuera a hacer ese escándalo.

-¿Por qué no van a dar una vuelta y conversan  con calma? –Ofreció mamá- Yo los invito un helado.

Caminamos largo rato, llegamos hasta una plaza cercana y nos sentamos tomando un helado doble; ya saben, a mí me encantan el pistacho y los berries. Seba me contó que en dos semanas da el examen para el  Instituto Nacional y que está tranquilo, se siente bien preparado.

-De todas maneras voy a seguir repasando. Creo que tengo posibilidades de quedar, pero ahí tendré que seguir siendo el mejor del curso, o al menos uno de ellos, cuando termine necesitaré postular a una beca para ir a la Facultad de Medicina y no es fácil ganarlas. Mi  padre nunca podría pagarme la universidad.

Lo entiendo perfectamente, porque lo mismo me sucederá algún día a mí. Y yo quiero sí o sí llegar a la Universidad. Aunque ahora ya las cosas no son tan urgentes, no creo que vaya a ser necesario cumplir dieciocho para que mamá me deje salir sola alguna vez,  mamá ha ido cambiando y tiene más confianza en mí; se ha dado cuenta de que necesito tener amigos y la verdad ahora que conocí a Seba me gustaría también tener otras amigas, no sólo mis viejitas.

¡Mis viejitas, me había olvidado totalmente de ellas! Ahora que hice lo que debía en la Galería falta lo principal: ir con ellas, contarles y pedirles perdón por los malos ratos que les he causado. Y, como dice mamá, eso va a tener que ser hecho con la responsabilidad de una chica grande: solita y ¡ya!

Pero llegó el viernes, pasó el sábado y el local de mis amigas continuaba cerrado. El teléfono de la parcela no respondía mis llamadas y cada vez iba sintiendo más pesado el propósito que me había hecho. Debe ser porque todavía soy un poco chica, espero. No quiero fracasar en esto, no puedo fracasar en esto. Tendrá que ser el tiempo el  que se encargue de separarme de mis amigas, nunca, jamás, mi tontería. Una vez más marqué su número y el teléfono respondió como siempre.

Pipipipipipipipipi….

-Vas a tener que ir allá, Antonia –era mamá-, papá te puede llevar el domingo.

-Es que quiero ir sola, mamá.

-Pero si tú nunca has andado en bus sola, hija.

-Bien, ¿no crees que ya va siendo hora de hacerlo, mamá? Si no, nunca voy a poder irme al colegio sola,  y el día de mañana, cuando tenga que ir a la universidad, no me va a gustar para nada que tú me acompañes para que no me pierda. ¡Imagínate el tremendo ridículo que iba a hacer, sería el hazmerreír de todos!  Hay momentos en que uno debe hacer cosas por su cuenta y ese momento ha llegado para mí.

Me miró muy seria, como si me viera por primera vez.

-Sabes, Antonia, estoy muy orgullosa de ti.

-Gracias mamá. Eso es lo que quiero, y te agradezco que me lo hayas dicho.

Read Full Post »

peleagatos

Es verdad, lo juro, yo  estaba decidida a guardar esto como un secreto eterno. No conté nada de nada, evité cuidadosamente anotarlo en mi diario y a los interrogatorios de mamá sólo di respuesta con cosas como lo de la comida deliciosa –que ellos también habían probado antes de irse-, la belleza de los disfraces, la simpatía de los invitados, la música, los faroles chinos y cosas así. Ni pensé en mencionar la pelea de las gatas y mucho menos el vergonzoso chapuzón de don Miguel empujado por esas bandidas. Me había prometido que no expondría a las viejitas, después de todo, no me había sucedido nada, todo estaba bien. Quizás sólo se había tratado de mi imaginación, quería creer eso firmemente.

El lunes, al llegar a la cafetería, divisé a Lisístrata sentada en la caja, quien me hizo señas con su mano enguantada de negro, que correspondí desde la distancia. Decidí que no iría a verlas ese día, me tranquilizaba saber que ella estaba bien y no quería pensar en su lastimoso aspecto de la fiesta fatal. Todavía tenía que ordenar mis pensamientos, tranquilizar mis temores. Durante toda la tarde, las tres hermanas anduvieron de un lado a otro del local conversando animadamente. Yo también estaba pendiente de ellas, me temo, no podía dejar de espiar por el rabillo del ojo.

Pero no fui ese día, ni al siguiente y el miércoles, cuando mi alejamiento  empezaba a lucir un poco raro, le dije a mamá que no la ayudaría en la cafetería porque tenía que estudiar para la prueba de historia. Me aburrí como una ostra toda la tarde y lo peor  fue que esa materia ya  me la sabía.

Así llegó el jueves, ya no tenía excusas posibles y papá todos los días conversando de la nueva camioneta que estaba comprando, que ya la había ido a ver, que en dos días salía el financiamiento, que el trabajo estaba tan bien, que  el transporte de antigüedades era poco menos que el trabajo del futuro.  Me sentía pésimo, porque yo los había metido en eso y ahora lo único que quería era salir arrancando.

Entonces, como caído del cielo, apareció Sebastián a almorzar su tradicional sándwich de queso jamón caliente con jugo de naranjas.

Y no aguante más y se lo conté todo y lo que no le conté tal cual sucedió es casi seguro que estaba algo adornado. Sebastián  escuchó con la boca abierta y cuando terminé, comentó lapidario:

-¿No te dije yo? Aquí todos dicen que son brujas.

En ese momento tuve una ligera idea de que quizás había exagerado un poco al comentarle mis tribulaciones del sábado recién pasado.

-No quise decir eso, Seba. Lo que pasa es que me asusté mucho. Todas esas personas eran muy diferentes a mí y estaba tan oscuro.

-¿Y cómo explicas lo de don Miguel? Porque él venía todos los días a ver a Penélope y no se le ha vuelto a ver.

Tenía razón y de pronto supe que eso era lo que yo había estado esperando para ir a ver a mis amigas viejas: ver a don Miguel y saber que allí no había pasado nada, que las cosas seguían igual; con Lisístrata celosa, Penélope feliz y Gertrudis gruñendo su desaprobación en silencio en su sillón de tapiz encarnado.

Cuando Seba se fue me sentí mucho más calmada; sacar las cosas a luz me había hecho ver lo alharaca que estaba siendo. Si uno analiza las cosas con detalle. ¿Qué era lo que había visto?

 Dos gatas, un caballero tan asustado como para caerse a la piscina, una fiesta de noche de brujas muy animada…para la tercera edad y, lo más lamentable de todo, a la pobre Lisístrata quejándose de dolor porque la pobre se había dado tremendo porrazo por buscar a su gata regalona en la oscuridad.

Lamentablemente, yo había cometido un descuido fatal, que habría de echar mi tranquilidad por la borda mucho antes de lo que imaginaba: había olvidado decirle a Sebastián que todo lo comentado era secreto de estado sola y exclusivamente para él. Lo olvidé porque yo soy muy reservada, siempre me  he guardado las cosas para mí y solo las comento cuando ya han salido a luz, pero claro, Seba no tenía por qué ser como yo. Las personas somos diferentes y los niños también podemos serlo. Es por esa razón que no puedo culparlo por todo lo que ocurrió después, la culpa es mía y sólo mía, pero en todo caso acepto las mil y una disculpas que me ha dado desde entonces porque también es cierto que no tenía por qué ser tan boca floja.

Antes de irme a casa pasé a ver a mis amigas. Las tres estaban leyendo, aunque me pareció ver que Gertrudis se había dormido, tenía la nariz metida en él.

-Hola –dije a Lisístrata-, espero que ya estés bien del golpe.

-Sigo adolorida, pero al menos ya están todas las piezas en su lugar de nuevo –rió-, por suerte estoy bien acolchada, pero eso mismo hace que uno caiga con más fuerza. Estoy toda llena de verdugones.

Mañana pongo al día el inventario –avisé-, espero que las ventas hayan estado buenas.

-¡Estupendas, querida –intervino Penélope-, parece que nos has traído suerte, necesitábamos una racha de aire fresco circulando por aquí!

Me acompañó hasta afuera, de modo que aproveché de preguntar por don Miguel.

-No he sabido nada de él, ni siquiera por correo – confesó tristona-, creo que va a ser difícil que perdone el episodio de las mininas, con suerte no cogió un resfrío, pero fue una humillación totalmente inmerecida, Miguel sólo estaba tratando de ayudar. Y las gatitas, las pobrecitas están tan arrepentidas, no puedes imaginarte la pena que tienen.

 Nos despedimos con un abrazo. Yo estaba contenta porque todo había terminado y las cosas volvían a la normalidad. O al menos, eso creía yo.

Pues esa noche, cuando papá llegó a cenar, me quitó toda ilusión de la cabeza. Apenas si había cerrado la puerta  cuando soltó la andanada:

-¿Cómo fue eso de que las viejitas se convirtieron en gatas para pelearse por el gringo flaco ése?

Read Full Post »

gato-gordo

 

La parcela donde vivían las tres hermanas quedaba casi rozando los cerros donde termina La Reina. Era un lugar muy lindo, les aseguro que no me habría molestado para nada vivir allí. Todo estaba lleno de árboles inmensos y el portón delante del cual  papá detuvo el utilitario era una obra maestra de volutas, rosetones y hojas de fierro forjado. Estaba entreabierto, de manera que nos bajamos y comenzamos a recorrer el sendero bordeado de árboles. A lo lejos se divisaban las luces de la casa; pasaban las ocho treinta y estaba oscuro.

Un viento frío sacudió los árboles, que se inclinaron dibujando extrañas figuras en el piso y trayendo ecos de risas y el sonido apagado de la música. Por más que habíamos caminado bastante, aún no llegábamos a la casa.

Finalmente, al dar vuelta un recodo del sendero, un espectáculo  inesperado apareció ante nosotros. Habíamos llegado a una gran piscina iluminada completamente por faroles chinescos. Alrededor de la piscina,  largas mesas cubiertas con manteles blancos que rozaban el piso desplegaban todo tipo de delicias: dulces, jaleas de diferentes formas, torres de bocadillos, tortas, kuchenes.

En  torno a ellas pululaba una legión de viejitas y uno que otro señor, más viejito aún. Todos ellos vestidos  con lujosos disfraces de damas y caballeros antiguos, trajes de crinolina y miriñaque, fracs de corte perfecto y capas de satén que arrastraban por sobre las losas. Llevaban antifaces bordados y todos tenían la   cabeza sepultada por pelucas blancas y empolvadas.

-¡Se pasaron! –dijo papá asombrado.

 -¡Aquí estaban, al fin han llegado! –dijo tras de mi Lisístrata.

Era imposible no reconocerla, aunque su rostro estuviera cubierto por una máscara. No hay dos señoras con ese tamaño en todo el hemisferio sur. Además, en los agujeros del antifaz brillaban sus ojos azules.

-Esto es precioso – fue lo único que atiné a decir-, estás muy linda.

-Lo vamos a pasar muy bien, Toni querida, ya han llegado casi todos. Ve adentro, Penélope te está esperando con tu disfraz listo –y luego, dirigiéndose a mis padres mientras me empujaba  discretamente hacia la casa. – ¿Una copa de champaña antes de irse? Mañana pueden venir por ella, le tenemos listo el dormitorio de visitas.

No atiné a despedirme de ellos porque estaba demasiado emocionada con esa fiesta maravillosa. Pobres, seguro les habría encantado quedarse, pero la amiga de las viejitas soy yo ¿no? En todo caso, alcancé a verlos brindando con champaña y comiendo canapés, deben haber estado felices y yo me alegré por ellos. Mis papás son muy sacrificados y trabajan duro para salir adelante.

La casa de mis amigas era un gran chalet de piedra de  dos pisos envuelto en enredaderas de todo tipo, las ventanas tenían vidrios de colores con las iniciales de sus apellidos y en la puerta había una manito de fierro empuñada, con la cual llamé. Penélope vino de inmediato a abrir.

– ¡Al fin has llegado, Toni, ven, tengo todo listo para que escojas disfraz.

Y era cierto, en el dormitorio de  visitas tenía la cama cubierta por ellos. Uno de japonesa, otro de española, precioso, con lunares negros, peineta, mantilla y zapatos encarnados de tacón, otro de Blanca Nieves, demasiado aburrido para mí y el de Alicia. Y claro, Penélope tenía razón, el de Alicia era precioso, con su corte a la cadera, los puños y la faldita de encaje, el lazo de satén y unos zapatos blancos tan hermosos que aguanté la respiración hasta no comprobar que me calzaran. Y por supuesto, todo era como hecho para mi talla. Es más, podría jurar que ese dormitorio había sido mío alguna vez; nada se veía extraño sino, por el contrario, como si yo misma hubiese puesto esas cosas en su sitio la noche anterior.

Me vestí y cuando estuve lista Penélope me estaba esperando. Me  pasó un antifaz y con los ojos amarillos chispeantes, me dijo:

-Estás preciosa, Toni. Eres la Alicia más encantadora que haya visto.

-¿Este traje era tuyo, no?

-Sí, mi madre se lo mandó a coser a las señoritas Lennec para mi fiesta de doce años. Fue una fiesta muy bonita, pero triste. Apenas había empezado cuando llamaron por teléfono para avisar que mi pobre padre había sufrido un accidente.

-¡Eso es terrible, Penélope, qué triste final para un momento tan lindo!

-No te imaginas cuánto, querida –la voz de Penélope sonaba muy rara y sorprendí otra clase de brillo en sus ojos, lo que me hizo pensar que estaba aguantando las lágrimas. No quise seguir preguntando cosas que la harían sufrir. Era probable que su padre hubiera  muerto ese día y la sola idea de recordárselo era atroz.

Salimos al jardín y Penélope me dijo que haríamos un tur por lo más entretenido. Primero iríamos a que me leyeran el tarot, después veríamos a la quiromántica y terminaríamos el recorrido en el baúl del fantasma, todo ello mientras recorríamos las bandejas llenas de delicias. Papá y mamá ya se habían marchado, estaba sola con un montón de desconocidos.

-Aquí están tus cartas –dijo la tarotista, una señora tocada con un turbante morado que llevaba puesto un extraño traje árabe y calzaba babuchas-: el carro de la victoria, la torre y el sacerdote. Veo que eres una niña muy madura e inteligente y tienes un gran futuro  por delante, pero ten cuidado, estás a punto de vivir una experiencia límite. No debes salir de noche ni hablar con extraños.

¡Qué locura, era la noche de Halloween y estaba hablando con ella, una perfecta extraña a la que ni siquiera podía verle la cara! Seguramente me estaba diciendo todo eso para asustarme. En realidad, todo el mundo a mi alrededor hablaba de cosas terroríficas y poco a poco el jardín iba tomando visos menos felices. Serían los árboles mecidos por el viento, que producían  sombras monstruosas contra las murallas de piedra o  la piscina ennegrecida brillando como un trozo de azabache de aquellos conque a Gertrudis le gusta tanto adornar sus vestidos de luto eterno.

-Buenas noches, encantadora dama –musitó una voz tras de nosotras.

Sorprendidas, nos volteamos al mismo tiempo para ver  al más extraño caballero que puedan haber imaginado. Era muy delgado, tenía la cara tapada por un antifaz de seda negra y  vestía un extraño smoking cuya chaqueta estaba totalmente bordada con plumas de pavo real, que de tan bien hechas se veían casi reales. ¡Inmediatamente reconocí a Don Miguel!

Penélope estaba  tan feliz como una adolescente.

-Qué bueno que pudiste venir –suspiró Penélope estirando su derecha, que él tomó con toda delicadeza.

-No faltaría por nada del mundo –respondió él besando su mano.

¡Un momento! ¿Es idea mía o yo estaba sobrando allí? Don Miguel le ofreció su brazo y Penélope lo aceptó al mismo tiempo que me tomaba de la mano. Vamos, que todavía podía recordar que yo existía.

-Vamos a ver a la quiromántica –invitó.

La  quiromántica resultó ser una señora que leía las líneas de la mano. Fui la primera en ser atendida por ella.

-Eres una niña muy afortunada –comenzó a decir-, tu línea de la vida es muy larga y nítida, no pasarás malos momentos y tendrás una salud de hierro.

No estaba mal, pero la verdad, mi futuro se estaba viendo algo aburrido.

-Y parece que ya estás empezando a cambiar tu destino. Un primer paso muy importante para tu futuro-continuó.

Al menos eso ya estaba mejor, es más, yo también lo he pensado. Mi vida ha ido cambiando muy velozmente desde que conocí a mis viejitas. Y no sólo a ellas, por supuesto, ahora también está Sebastián. Al fin tengo un amigo, cuando se loconté a Juana no podía creerlo.

Me dio frío y estornudé. Penélope buscó en su bolso y me pasó un pañuelillo bordado de esos que tiene por cientos para que me sonara. Dejé la silla para el próximo cliente de la lectora de manos,  Penélope no quiso saber nada de su futuro, dijo algo así como que ya no quedaba nada sorprendente por delante para ella. Don Miguel  le aseguró que todo en ella era sorprendente, empezando por esos ojos felinos. Penélope sonreía feliz.

-Yo sigo –dijo su pretendiente. Y se instaló frente a la quiromántica con su mano izquierda estirada.

Ella la tomó con firmeza y se inclinó para ver mejor. Fruncía los ojos para revisarla, pero lentamente, su expresión comenzó a cambiar. Su boca se abrió demostrando asombro y respiró hondo. Repentinamente, soltó la mano de don Miguel como si ésta la quemara y se estremeció.

-Hace frío –murmuró.

No era para tanto, en realidad. El sector donde estábamos queda a resguardo del viento, pero ella no dejaba de temblar.

-esto no se ve nada bien, debe tener cuidado –advirtió en voz baja a don Miguel-, está en medio de una pelea de fieras y algo terrible está por suceder.

-¿Terrible? – Don Miguel se reía.-  A mi edad lo único terrible es morirse.

-No, no se trata de eso –la quiromántica se veía preocupada-, es algo peor, la prisión, una prisión bella, pero larga. Veo unas alas, que significan libertad, pero las suyas están cortadas y le impedirán volar.

Y luego, simplemente, no quiso seguir leyendo. Dijo que tenía que tomar un jugo, que la garganta se le había secado, en fin, hasta tosió antes de pararse y salir escapando. Nosotros nos quedamos  con la boca abierta y me temo que ellos estaban tan asustados como yo. ¿Qué había querido decir la quiromántica con eso de las alas cortadas? ¿Y la prisión, dónde existe una prisión bella?

-El amor es la única cadena hermosa que puede aprisionarnos –empezó a decir don Miguel-, y no me asustaría correr ese riesgo otra vez…

-¡Miauuuuu!

¡Lisi estaba junto a nosotros! Hecha un ovillo de pelos  saltó en brazos de don Miguel y le mostraba los dientes a Penélope. ¡Era algo increíble, nunca había visto a una de las mininas tan furiosa! Penélope trató de acariciarle la cabeza, pero Lisi le tiró un zarpazo dejándole un feo rasguño en la mano.

-Ah, gata mañosa –Penélope estaba tan enojada como Lisi ahora. Don Miguel quería bajar a Lisi para ver la herida de Penélope, pero ella se agarraba de su chaqueta y no podía desprenderla. Penélope, con los ojos brillantes de lágrimas, se envolvió la mano con un pañuelo bordado.

-Voy a curarme –avisó -, los veo más tarde en la casa.

Y se marchó como una sombra por el sendero. Nosotros nos fuimos caminando hasta la piscina todavía con la gata prendida de la elegante chaqueta, que ahora mostraba un montón de hilachas enredadas en la pechera. Al llegar allí, don Miguel buscó unos bocadillos para regalonear a Lisi. La retaba suavemente por lo mal que se había portado. Qué gatita más peleadora, dijo, esas cosas no se hacen. Lisi estaba feliz y ronroneaba satisfecha  restregando su nariz contra la chaqueta bordada de plumas de pavo real.

La comida estaba riquísima. Aproveché de servirme de todo. Había un pianista tocando en el salón y alguien había abierto las puertas para que la música se escuchara en el jardín. No vi a Lisístrata por ninguna parte y Gertrudis también había desaparecido. Algunas señoras bailaban y un viejo caballero vestido de Rey Sol se había sentado casi sin aliento, parecía estar a punto de sufrir un infarto, por lo menos.

Y entonces ocurrió lo peor. Penélope saltó desde un árbol hacia Lisi empujándola violentamente al suelo. Ambas gatas se echaron una sobre otra hechas un ovillo, maullando y gruñendo como si estuvieran endemoniadas. Don Miguel, desesperado, trataba de separarlas, pero era imposible. Las señoras chillaban, una de ellas pedía a gritos  por una manguera y otra trataba de agarrarlas a escobazos. No servía de nada, Penny y Lisi seguían su combate en mitad de la fiesta;  todos habíamos hecho un círculo a su alrededor.

-¡Lisístrata, Penélope, dónde están, que las gatas están peleando! –gritó don Miguel con voz de pánico.

Y entonces, de la nada, apareció Gertrudis, roja de furia, con una escoba en la mano y echando fuego por los ojillos azules.

-¡Basta ya! –gritó con voz cascada.

Penny y Lisi detuvieron su pelea, estaban ahora al borde de la piscina y comenzaron a girar en círculos, amenazándose y amagando golpes con las patas delanteras. Lisi tenia una herida fea en la pata izquierda.

-Usted tome a Lisi y yo me encargo de Penny –le dijo don Miguel a Gertrudis haciendo  amago de recoger a esta última.

Pero las dos gatas, como si sufrieran un ataque de locura repentina, se le echaron encima y lo hicieron retroceder bruscamente.

¡Plach!

Don Miguel cayó a la piscina aparatosamente y a pesar de su flacura una gran cantidad de agua saltó hacia afuera salpicándonos a todos. Aprovechando el impacto, Lisi y Penny salieron arrancando a mil por hora y en medio de todo sólo quedó Gertrudis, desesperada, llorando y repitiendo:

-¿Por qué tenía que pasar esto, por qué tenía que pasar esto?

Don Miguel, que por suerte sabía nadar, salió de la piscina chorreando litros de agua, que de seguro estaba heladísima. Tosía y estornudaba como loco.

-¡Gatas cargantes! –Gruñó- Me voy a pescar un resfriado capaz de llevarme a la tumba.

-No,  de ninguna manera, venga, yo lo daré ropa seca y un coñac para que se reponga –dijo Gertrudis.

Desaparecieron en dirección a la casa; Gertrudis iba diciéndole que entrarían por la puerta trasera para no estropear el parquet.

El pianista volvió a su sitio y atacó otra melodía; la fiesta retomaba su alegría y por falta de tema de conversación nadie podía quejarse: todo el mundo comentaba la extraña actitud de las gatas; algunas amantes de los perros salían del clóset diciendo que eran muy superiores a los gatos aprovechando que las dueñas de casa no podían escucharlas. Todo era una locura; me di cuenta de que estaba totalmente sola entre esos extraños. No sabía qué había pasado con Lisístrata y Penélope, así que me fui a la casa pensando en acostarme. Era tarde, tenía sueño y, definitivamente, la pelea de las mininas viejas no me había sentado bien. De pronto me sentía muy apenada por ellas. ¡Qué extraño había sido todo el episodio, jamás las había visto así, siempre son tranquilas, cariñosas!

-¡Dónde está Miguel, supe lo que pasó! –dijo alguien a mi lado.

Era Penélope, su rostro, habitualmente pálido, estaba enrojecido y descompuesto. Su peinado  se venía abajo por todos lados y una manga de su vestido de dama antigua ostentaba una aparatosa rajadura. Y  lo más extraño de todo era que ya no olía a rosas, sino a polvo y sudor.

    -Se fue con Gertrudis –informé-, tiene que cambiarse de ropa para no enfermarse.

-Y tú, querida, perdona que te dejara sola. Ya es muy tarde.

-Sí, tengo sueño y me iba a acostar.

Me dio un beso y me deseó buenas noches. Cuando llegué a la pieza descubrí esperándome en el velador una bandeja con leche y dulcecitos., que no tardé un segundo en devorar.

Afuera, la fiesta continuaba y me asomé a ver por la ventana. La luna había salido y me daba una excelente vista de la escena. No vi a don Miguel ni a Lisístrata, pero Penélope  -que se había cambiado de disfraz- y Gertrudis iban de un grupo en otro conversando y riendo. Corrí las cortinas y decidí que era hora de dormir.

De pronto, escuché un ruido en el corredor, alguien caminaba con dificultad y se quejaba. Tratando de no hacer ruido, apagué la luz,  abrí la puerta y me asomé en la oscuridad. Era Lisístrata. Rengueaba con dificultad hacia el interior de la casa, suspirando y quejándose. A su vestido de encaje violeta le faltaba una manga, la izquierda,  y el brazo que quedaba a la vista ostentaba una larga herida roja y lacerante.  ¡La misma que había visto en la pata izquierda de Lisi cuando  empujara a don Miguel a su chapuzón de medianoche!

Read Full Post »

tren 

Don Miguel había irrumpido en  nuestra rutina como un huracán y con la clara intención de quedarse en ella; toda la semana anterior a Halloween apareció  en los momentos más inesperados, con una sola condición: eran los momentos en que Penélope se encontraba en el local.

Don Miguel puso todo de cabeza y el terrible resultado fue que  Lisístrata y Penélope estuvieron sin hablarse por un día entero. Ustedes no pueden tener idea de lo que eso significa, las hermanas Pereira de Olivar nunca paran de conversar, salvo cuando duermen, creo yo, y escucharlas mandándose recaditos y acusaciones vía Gertrudis era una visión aterradora para cualquiera.

Lisístrata le reprochaba a su hermana que no le hubiera contado nada acerca de sus nuevas “amistades”, palabra que decía como si fuera altamente contaminante y Penélope, como si tuviera apenas quince años, se quejaba de que su hermana le quitaba libertad. Gertrudis no  se abanderizó por ninguna, pero su fría actitud con Don Miguel dejaba muy en claro lo que opinaba de su persona. La pobre debía estar agotada con el pimponeo al que la tenían sometida, de modo que no fue sorpresa para mí cuando se levantó de golpe y arrojando lejos su tejido lanzó unos quejidos desesperados:

-Ya basta, esto es insoportable, si quieren decirse cosas, háganlo solas, porque yo me voy.

Y dicho y hecho, no volvió en el resto del día. Al rato apareció Gertie lanzándoles miradas feas y con el lomo engrifado. Penélope y Lisístrata se abalanzaron sobre ella para regalonearla, pero se detuvieron a medio metro de distancia para no tener que dirigirse la palabra. Revoloteaban alrededor de la gata, le ofrecían bocadillos y la acariciaban cada vez que la otra se descuidaba. Gertie no les hacía el menor caso;  ronroneaba con expresión de disgusto en el sillón favorito de su ama y al rato se quedó dormida.

Para mí, todo esto, más que un drama,   era una soberana  lata. Por varias razones, Penélope ha sido siempre mi favorita: es más joven –si se puede decir eso de una persona de 77 años-, más simpática y divertida, está más al día con el mundo y se puede conversar de todo con ella. Son razones de peso. ¿No creen? Aunque si uno lo piensa bien, Lisístrata es lejos la razón de más peso en esta ecuación, fácilmente supera los ciento veinte.

Después de lo que había pasado todo el mundo estaba enojado con todo el mundo; las tres se escondían detrás de un libro para emerger de su refugio solamente cuando Don Miguel llegaba y se ponía a conversar en voz baja y a intercambiar risitas y sonrisitas con Penélope.  Y  mientras eso pasaba, la cara de Lisístrata, la pobre, se iba poniendo de un rojo subido y ya veía que iba a hacer explosión en el momento menos pensado.

-Quién iba a imaginar que todavía le quedara un tren –comentó mamá mirando a Penélope y don Miguel, ensimismados en su charla de la tarde.

-¿Un tren, qué quieres decir con eso, mamá –pregunté intrigada.

Mamá me explicó que antes, cuando te quedabas solterona –así se les decía a las que no se casaban-, todos decían que te había dejado el tren. Qué tonto, imagínense que de cada mujer que no se casa, hoy, dijeran que la ha dejado el Metro, no tiene el menor sentido.

-Me alegro por ella -continuó diciendo-, alguien que le de ilusión a sus  últimos años.

¿Últimos años? Yo no sería tan pesimista; si conozco a mis  viejitas las tres van a pasar  el siglo, así que ojalá les queden trenes a todas, para que lo pasen chancho. Para que vayan  a bailar tango los viernes por la noche, para que lean muchas novelas románticas y policiales, para que escriban notas sobre gatos de todas las razas, incluidas aquellas que ni siquiera existen y  para que tomen un crucero por Europa todos los años, que es el sueño de cada una de ellas.

Ah, y se preguntarán qué era, a todo esto,  de las gatas. Bueno, ellas tampoco se lo estaban tomando mejor. Lisi y Penny se mostraban garras y dientes a cada momento y Gertie andaba como alma en pena por los rincones. Pero, en todo caso, todas, absolutamente todas, se morían por restregar sus colas contra los bien cortados pantalones de  Don Miguel.

Read Full Post »

lapsang souchong

La tarde que Don Miguel hizo su primera aparición en el local sólo Lisístrata y yo estábamos allí. Yo revisaba el inventario y descontaba los artículos vendidos, ella se dedicaba a revisar altos de boletas y facturas.

Como todos los clientes, el señor que llegó se puso a observar en silencio  los muebles, los títulos de los libros, las mesas cubiertas de cachureos de todo tipo. Lisístrata lo dejó hacer, la mayor parte de las personas sólo están mirando y uno atiende a los que preguntan por algo. Para nosotras, el caballero recién llegado no superaba la categoría de mirón. Sólo dejó de serlo cuando, señalando una vitrina, preguntó por el precio de las fichas salitreras. Lisístrata dejó su tarea en la que parecía tan absorta, sin embargo, estoy segura de que, como a todos los que llegan, le observaba por el rabillo del ojo sin perder el menor detalle de sus actividades.

Fue hacia él,  abrió la vitrina y comenzaron a ver las fichas. Lisístrata es una experta y le informaba de todo. Le recomendó algunas de las más escasas y más caras, claro, negocios son negocios. Él escogió algunas y se las pasó  para que sacara la cuenta, y en ese momento, cuando lo enfrentó por primera vez,  debió ser cuando Lisístrata se quedó atrapada en los ojos azules de su nuevo cliente.

Ya sé que hablo de un señor muuuuy mayor, pero  qué duda cabe, don Miguel, además de  elegante y caballero,  debió ser muy guapo cuando joven; todavía se mueve con cierta agilidad, sabe perfectamente que la ropa debe ser actualizada a medida que pasa el tiempo y distribuye sonrisas seductoras con la soltura de un  actor de teleseries. Fisícamente no está nada mal, para su edad; su piel tostada es como un delgado pergamino, pero sus rasgos siguen siendo tan perfectos como debieron serlo unos cincuenta años atrás, cuando sin duda alguna rompía todos los corazones femeninos que tenían la mala suerte de cruzarse en su camino.

¡Yo no podía creer lo que estaba viendo! Lisístrata estaba como una adolescente, su enorme corpachón parecía flotar en el aire, derrochaba sonrisas, hacía comentarios graciosos, mostraba aquí, mostraba allá, hacía gala de sus conocimientos de antigüedades e historia. Y bueno, estamos hablando de Lisístrata Pereira, al mismo tiempo, le hacía víctima del más despiadado interrogatorio del que yo tenga memoria.

“¿Del norte, qué bien, dónde? ¡Me encanta Iquique, linda época, y su señora…ah, viudo. Lo siento mucho. Ah, pero tanto tiempo, ya estará acostumbrado!  Lisístrata Pereira de Olivar, don Miguel, encantada, pase por acá, tengo los mejores libros en este sector. Mire, aquí tengo este escritorio inglés, típico de ese tiempo, una joya. ¿Viene a menudo por acá? ¡Primera vez, no puedo creerlo, aunque sí, de haber venido antes, yo lo recordaría. ¿Una tacita de te? ¿No, claro que no es molestia”.

La vieja dama estaba irreconocible. Se las arregló perfectamente para averiguar que don Miguel descendía de ingleses, que había vivido largo tiempo en el norte y casi diez años en el extranjero, que no tenía hijos y que por supuesto estaría encantado de tomar una taza de te con ella, lapsang souchong, le encantaba el té fuerte, gracias.

Ese es un horrible té que a Lisístrata le encanta usar para que espante el olor a viejo de la mercadería, lo malo es que después de abrir la lata que lo mantiene fresco nada arranca del local el olor del lapsang souchong.

Tomaron asiento en la mesa reina Ana, la silla de Lisístrata desapareció prácticamente debajo de ella;  sin dejar de conversar, bebieron té en tanto yo  me refrescaba con una soda y los tres comimos los deliciosos bizcochos que hornea Gertrudis. Se veían  como dos viejos amigos que vuelven a encontrarse después de tanto tiempo que no se reconocen hasta que empiezan a conversar, pero no. Era la primera vez que se veían.

Y entonces,   parloteando como dos cotorras, llegaron Gertrudis  y Penélope. Habían ido al supermercado por la comida del fin de semana y estaban muy contentas. Los bebedores de   té se volvieron a verlas y de pronto, ante nuestros ojos asombrados, don Miguel se levantó y, poniendo cara de sorpresa,  fue hacia Penélope  con los brazos abiertos y una sonrisa llena de dientes –que vaya uno a saber si todavía eran suyos, mis abuelos los perdieron hace como mil años- iluminando su cara.

-¡PenélopeO32@gmail.com!

 Las mejillas de Penélope enrojecieron como las de una adolescente.

-Sí, claro. Don Miguel, no?

-MiguelJessop@gmail.com – respondió él dando cuenta de una siutiquería ilimitada. Al fin sabía yo con quién intercambiaba e-mails la señorita Penélope, vale decir, nos enterábamos las tres al mismo tiempo, pero los efectos eran muy diferentes en cada una de nosotras. A mi me divertía enterarme del secretillo de Penélope, pero la revelación había dejado con la boca abierta a Lisístrata y Gertrudis.

Me dio pena por Lisístrata, tantos esfuerzos dedicados al caballero de los ojos azules, tantas sonrisas, todo para nada, resultaba evidente que don Miguel había venido con el propósito de conocer  a Penélope. Sus ojos, los de Lisístrata, azules también, recuerdan, estaban fríos como el mármol.

-¿Se conocían entonces? –preguntó secamente mientras recogía tetera, y tazas de porcelana inglesa. Con  un golpe seco de su palma cerró la latita de te y  luego de guardar los implementos, dijo permiso y se retiró.

No era fácil que don Miguel perdiera una jugada, le sonrió cálidamente y la despidió moviendo la mano  mientras  le contaba a Gertrudis que había conocido a Penélope por internet, sí, claro, en el blog de los amantes de los gatos, se podía contactar gente estupenda ahí, qué sabía de lo que hablaba y realmente amaba a los gatos; su Terry, un persa legítimo,  era el mejor compañero de su vida. Sorprendentemente, la había reconocido de inmediato por la fotografía que  Penélope había subido a la página -¡hay qué ver cómo mi alumna  ha aprendido a navegar!-  y  nunca se habría imaginado que ellas se conocieran. ¿Hermanas? ¿Increíble! Debió haberse imaginado, después de todo, eran las tres encantadoras.

A todo esto, Penélope estaba en éxtasis. Gertrudis  era la única que conservaba todavía sus cinco sentidos y no mostró señales de haber escuchado el halago.

Y en ese preciso instante me di cuenta de que mamá estaba haciéndome señas como loca para llamarme de regreso a la cafetería. No me quedó más remedio que despedirme y salir corriendo. ¡Me iba a perder todo el resto de la teleserie! La vida de las señoritas Pereira de Olivar se estaba poniendo muy interesante de un tiempo a esta parte, quizás, demasiado interesante, a juzgar por la cara de Lisístrata, con quién me tropecé en el pasillo. Para tratarse de una amante de los gatos era lo más similar a un bulldog furioso que yo hubiera visto en mis doce años de existencia.

Read Full Post »

Older Posts »