Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 27 junio 2013

Coat_of_arms_of_Chile_svg

El Huemul sacudió sus orejas, se plantó firme y orgulloso sobre sus patas y fijó la vista en el horizonte. Sin duda alguna, hacía una estupenda figura recortado contra el imponente cerco gris de Los Andes.

-Cada día me veo mejor – se dijo -, es una pena que no haya nadie que pueda advertirlo.

Esperanzado, oteó el cielo translúcido para ver si al menos los cóndores que planeaban aburridos sobre los contrafuertes cordilleranos se habían dado cuenta de su presencia.

Pero los cóndores habrían estado mucho más interesados si Huemul fuera ya una pieza de carroña. Así, vivito, coleando y presto para dar una de sus afamadas carreras el Huemul les servía de bien poco. Decepcionado por la ausencia de público, Huemul bajó de la colina y ramoneó la hierba dulce y fresca sin gran entusiasmo.

En ese preciso  momento, un Zorro chilla asomó su hocico curioso por entre unos arbustos; el Huemul, esperanzado, preguntó:

-¿Vienes a verme, Culpeo? Precisamente estaba por adoptar una postura más estatuaria…

-¿A verte? ¡Claro que no, Huemul, yo soy un Zorro respetuoso de la privacidad ajena, pero, dime ¿no habrás visto pasar un Cururo por aquí? Justo acabo de perderlo de vista.

¿Cururo? ¡Qué se había creído el Culpeo, bien podía darse por satisfecho de haber sido visto él mismo! ¡Cururos, dónde se ha visto un Huemul interesado en las evoluciones de un ratón!

Sumamente ofendido, el Huemul continuó bajando hacia el valle;  a cada paso, la hierba se veía más jugosa y su bello color verde pintaba gloriosamente la tierra. Con la barriga llena, Huemul sintió que su ánimo mejoraba.

– Ejem – tosió alguien a sus pies- ¿No habrás visto al pesado del Culpeo de casualidad?

Y claro, allí estaba el Cururo, bien agazapado debajo de unas piedras. Indignado, el Huemul intentó ignorarlo, pero el Cururo se adelantó un poco y, mientras observaba nervioso de un lado a otro,  continuó:

-Es que no nos deja almorzar tranquilos, últimamente el barrio se ha llenado de ellos, así como vamos, la plus valía del sector se va a ir al diablo. ¡Ya ningún cururo quiere vivir por aquí!

Ya Huemul había dejado de escucharlo y continuaba bajando hacia el poniente. Lo último que escuchó fue el sonido de las ramas y el “tump” producido por las cuatro patas del Culpeo golpeando violentamente el suelo. Bueno, de seguro ese cururo ya no le daría la lata a nadie.

Fue casi al llegar a los primeros árboles que Huemul descubrió al primer observador de su vida. ¡Esta vez, estaba claro, el observador estaba pendiente de él, no perdía de vista el menor de sus movimientos y se le veía claramente deslumbrado por su apostura!

Haciéndose el desentendido, el Huemul se fue acercando lentamente a su admirador. Ya de cerca pudo ver que se trataba de un personaje bastante extraño. ¡Dos patas, a quién se le había ocurrido algo tan feo! Cierto que además tenía un par de manos, bastante raras, por cierto, terminadas en un largo palo con punta…no, no, un momento, el palo no formaba parte de las manos, aunque se notaba que el observador lo manejaba con soltura.

Demostrando mucha práctica en el uso del palo aguzado, el observador se irguió lentamente. ¡Listo, ahora lo tenía justo en el blanco! El observador se levantó de un salto y con un solo movimiento de su brazo echó a volar el palo aguzado por el aire. ¡Swish! El palo aguzado tardó sólo segundos en dar con su objetivo.

Huemul todavía boqueaba cuando el cazador llegó hasta él. Sin ninguna consideración, recuperó la lanza. Un chorro de sangre roja y humeante resbaló por el lomo del Huemul. ¡Magnífico animal! Daría carne para varios días. ¡Qué apostura, lástima que el clan  llevaba varios días sin comer, le habría gustado que lo vieran de pie antes de cazarlo! Ese animal de seguro llegaría lejos, era cosa de imaginárselo de pie sobre sus patas traseras, apoyado en, bueno, en cualquier cosa. Hasta habría merecido usar una corona.

Y así pensando, el hombre se cargó el huemul al hombro y emprendió el regreso a casa.

Read Full Post »

ranita-de-darwin

La ranita de Darwin del norte era una de las regalonas de La Naturaleza. ¡Qué bien se las había arreglado, siendo tan pequeña como era,  para poblar ese extraño país alargado de América, Chile, a través de una extensa zona que llegaba hasta los primeros enclaves patagónicos!

Porque, si alguien ha visto una ranita más pequeña que esta, una que a duras penas supere los 30 milímetros de largo, por favor, que se lo haga saber a La Naturaleza, que desde su desaparición está pasando por una severa depresión. Depresión justificada, la ranita de Darwin del sur, la variedad que aún sobrevive,  sólo tiene unas treinta y seis poblaciones registradas  y sus integrantes están disminuyendo con  una frecuencia pavorosa.

No se trata de que la ranita de Darwin del norte no se haya esforzado por seguir siendo uno de los más  pequeños y encantadores  habitantes del planeta, no. Cuando  Darwin anduvo de paseo por esas tierras tan alejadas de la mano del Creador, la consideró una de las especies más abundantes. Y era cierto, no necesitabas levantar una piedra para dar con una, por lo general, la ranita ya estaba tendida  sobre ella, oteando su microscópico horizonte de ranita y tomando el sol, cuando casualmente no llueve por allí.

Además, la ranita de Darwin del norte hizo  esfuerzos realmente heroicos por sobrevivir. Consciente de que la pequeñez de sus crías las hacía tan vulnerables, el padre, heroicamente, se encargó de conservar las larvas en su cavidad bucal durante la fase de la metamorfosis. Y no bromeo, así como lo dijo, lo hizo. Admirable, estoy seguro de que mi padre no habría sido capaz de hacer ese sacrificio por mí y que, muy probablemente,  el padre de ustedes tampoco.

Y es que la ranita de Darwin del norte no había pedido mucho cuando se la incluyó en la lista de  futuros habitantes del planeta. Aceptó ser pequeñísima, aceptó el frío, aceptó la lluvia, aceptó todo y, finalmente, cometió un error fatal: aceptó convivir con el hombre.

Con los hombres originarios no tuvo problemas. Vivían y dejaban vivir. Cuidaban la tierra como a su propia madre y la dejaron tranquila; era demasiado pequeña como para interesar a sus sistemas alimentarios.

Tampoco los que vinieron después, a pesar de todos sus esfuerzos, lograron complicarle la existencia. Eran agricultores y  ganaderos y con esa excusa comenzaron a quemar o talar las primeras zonas boscosas…pero dejaron intacto gran parte del bosque nativo. La ranita de Darwin del norte tomó sus escasos bártulos, acomodó bien sus larvas en la boca, y se adentró un poco más en la espesura. Lejos del hombre, respiró tranquila y se reacomodó.

Los años siguieron pasando, en teoría, el hombre tenía un par de siglos más de evolución y podía suponerse que era todavía más inteligente que sus ancestros. Incluso solía jactarse de sus pequeños avances: construía mejores viviendas, habían dejado de ser analfabetos, progresaban cada día más.

Lo que la ranita de Darwin del norte ignoraba era que la llegada de la civilización no es sinónimo de hombre de mejor calidad. Hagamos memoria. ¡Los romanos, esos agresivos turistas de la Antigüedad,  fueron uno de los puntos altos del hombre, la Belle Epoque remató su seguidilla de fiestas en una de las guerras más sanguinarias de la historia, peor, nos fuimos de paseo a la luna mientras dejábamos morir millones de biafranos de hambre!

Entre tanto, inocente de todo, la ranita de Darwin del norte – ¡y, oh, qué susto, la del sur sigue creyendo lo mismo!- continuaba su camino por la historia del planeta,  feliz de formar parte del gran proyecto del Creador: La Tierra.

Y entonces, algunos hombres civilizados consideraron que aún no eran lo suficientemente ricos como para sentirse satisfechos y felices y decidieron incrementar su riqueza con la explotación de los bosques nativos. Lo hicieron como a ellos les gusta: convirtieron buena madera sólida en madera aglomerada de aquella que se deshace con facilidad y se vende con mayor facilidad aún. Para evitar que su riqueza se limitara no les quedó más remedio que aceptar una condición: si iban a  hacer astillas esos bosques debían replantar nuevos árboles en la misma tierra que acababan de dejar desnuda. El hombre, que para todo tiene un nombre, lo llamó reforestación y se sintió muy orgulloso de haber tenido esa genial idea.

Claro, respondieron, somos hombres modernos, inteligentes, responsables, incluso vamos a hacerles un regalo: en vez de estos árboles nativos e insignificantes vamos a plantar pino insigne. ¡Es mucho más comercial,más grande, crece más rápido y lo podemos cortar antes,  no sabemos cómo al Creador se le pasó este detalle, qué poco sentido práctico!

Y ese fue el punto de quiebre en la existencia de la ranita de Darwin del norte. Su hábitat desaparecía, el alimento escaseaba, cada día, nuevas hordas de hombres civilizados contribuían un poco más a su desaparición.

Por eso, perdónenme un poco si me siento algo molesto. Disculpen si el tono de mi voz, además de quebrarse ligeramente, está pintado por la ira. Yo no quería que la ranita de Darwin del norte se marchara así, sin un adiós, sin una lágrima. Me gustaba saber que vivía allí, que era tranquila, pacífica, pequeña y bella. Después de todo, le bastaba con eso para ser feliz.

Read Full Post »

peleagatos

Es verdad, lo juro, yo  estaba decidida a guardar esto como un secreto eterno. No conté nada de nada, evité cuidadosamente anotarlo en mi diario y a los interrogatorios de mamá sólo di respuesta con cosas como lo de la comida deliciosa –que ellos también habían probado antes de irse-, la belleza de los disfraces, la simpatía de los invitados, la música, los faroles chinos y cosas así. Ni pensé en mencionar la pelea de las gatas y mucho menos el vergonzoso chapuzón de don Miguel empujado por esas bandidas. Me había prometido que no expondría a las viejitas, después de todo, no me había sucedido nada, todo estaba bien. Quizás sólo se había tratado de mi imaginación, quería creer eso firmemente.

El lunes, al llegar a la cafetería, divisé a Lisístrata sentada en la caja, quien me hizo señas con su mano enguantada de negro, que correspondí desde la distancia. Decidí que no iría a verlas ese día, me tranquilizaba saber que ella estaba bien y no quería pensar en su lastimoso aspecto de la fiesta fatal. Todavía tenía que ordenar mis pensamientos, tranquilizar mis temores. Durante toda la tarde, las tres hermanas anduvieron de un lado a otro del local conversando animadamente. Yo también estaba pendiente de ellas, me temo, no podía dejar de espiar por el rabillo del ojo.

Pero no fui ese día, ni al siguiente y el miércoles, cuando mi alejamiento  empezaba a lucir un poco raro, le dije a mamá que no la ayudaría en la cafetería porque tenía que estudiar para la prueba de historia. Me aburrí como una ostra toda la tarde y lo peor  fue que esa materia ya  me la sabía.

Así llegó el jueves, ya no tenía excusas posibles y papá todos los días conversando de la nueva camioneta que estaba comprando, que ya la había ido a ver, que en dos días salía el financiamiento, que el trabajo estaba tan bien, que  el transporte de antigüedades era poco menos que el trabajo del futuro.  Me sentía pésimo, porque yo los había metido en eso y ahora lo único que quería era salir arrancando.

Entonces, como caído del cielo, apareció Sebastián a almorzar su tradicional sándwich de queso jamón caliente con jugo de naranjas.

Y no aguante más y se lo conté todo y lo que no le conté tal cual sucedió es casi seguro que estaba algo adornado. Sebastián  escuchó con la boca abierta y cuando terminé, comentó lapidario:

-¿No te dije yo? Aquí todos dicen que son brujas.

En ese momento tuve una ligera idea de que quizás había exagerado un poco al comentarle mis tribulaciones del sábado recién pasado.

-No quise decir eso, Seba. Lo que pasa es que me asusté mucho. Todas esas personas eran muy diferentes a mí y estaba tan oscuro.

-¿Y cómo explicas lo de don Miguel? Porque él venía todos los días a ver a Penélope y no se le ha vuelto a ver.

Tenía razón y de pronto supe que eso era lo que yo había estado esperando para ir a ver a mis amigas viejas: ver a don Miguel y saber que allí no había pasado nada, que las cosas seguían igual; con Lisístrata celosa, Penélope feliz y Gertrudis gruñendo su desaprobación en silencio en su sillón de tapiz encarnado.

Cuando Seba se fue me sentí mucho más calmada; sacar las cosas a luz me había hecho ver lo alharaca que estaba siendo. Si uno analiza las cosas con detalle. ¿Qué era lo que había visto?

 Dos gatas, un caballero tan asustado como para caerse a la piscina, una fiesta de noche de brujas muy animada…para la tercera edad y, lo más lamentable de todo, a la pobre Lisístrata quejándose de dolor porque la pobre se había dado tremendo porrazo por buscar a su gata regalona en la oscuridad.

Lamentablemente, yo había cometido un descuido fatal, que habría de echar mi tranquilidad por la borda mucho antes de lo que imaginaba: había olvidado decirle a Sebastián que todo lo comentado era secreto de estado sola y exclusivamente para él. Lo olvidé porque yo soy muy reservada, siempre me  he guardado las cosas para mí y solo las comento cuando ya han salido a luz, pero claro, Seba no tenía por qué ser como yo. Las personas somos diferentes y los niños también podemos serlo. Es por esa razón que no puedo culparlo por todo lo que ocurrió después, la culpa es mía y sólo mía, pero en todo caso acepto las mil y una disculpas que me ha dado desde entonces porque también es cierto que no tenía por qué ser tan boca floja.

Antes de irme a casa pasé a ver a mis amigas. Las tres estaban leyendo, aunque me pareció ver que Gertrudis se había dormido, tenía la nariz metida en él.

-Hola –dije a Lisístrata-, espero que ya estés bien del golpe.

-Sigo adolorida, pero al menos ya están todas las piezas en su lugar de nuevo –rió-, por suerte estoy bien acolchada, pero eso mismo hace que uno caiga con más fuerza. Estoy toda llena de verdugones.

Mañana pongo al día el inventario –avisé-, espero que las ventas hayan estado buenas.

-¡Estupendas, querida –intervino Penélope-, parece que nos has traído suerte, necesitábamos una racha de aire fresco circulando por aquí!

Me acompañó hasta afuera, de modo que aproveché de preguntar por don Miguel.

-No he sabido nada de él, ni siquiera por correo – confesó tristona-, creo que va a ser difícil que perdone el episodio de las mininas, con suerte no cogió un resfrío, pero fue una humillación totalmente inmerecida, Miguel sólo estaba tratando de ayudar. Y las gatitas, las pobrecitas están tan arrepentidas, no puedes imaginarte la pena que tienen.

 Nos despedimos con un abrazo. Yo estaba contenta porque todo había terminado y las cosas volvían a la normalidad. O al menos, eso creía yo.

Pues esa noche, cuando papá llegó a cenar, me quitó toda ilusión de la cabeza. Apenas si había cerrado la puerta  cuando soltó la andanada:

-¿Cómo fue eso de que las viejitas se convirtieron en gatas para pelearse por el gringo flaco ése?

Read Full Post »

images gato andino

En el amanecer de América, los Andes, asomados apenas unos millones de años antes, mostraban sus  dientes azul violáceos, agudos, retadores, a la capa azul del cielo más límpido de que se tenga memoria. Los ojos brillantes de las vegas reflejaban algunas nubes tímidas deslizándose por su vastedad.  La mañana era helada y seca y de haber habido  hombres respirando sin duda alguna les habría resultado agotador.

Mucho más arriba y siempre insomne en su fortaleza celeste, El Creador daba los últimos ajustes a la reducida gama de la fauna que se atrevería a dar la lucha diaria contra la puna, el frío y la sequedad.

-“Veamos”- pensó El Creador, y estremecido por la sola  idea del frío enumeró con los dedos y de mayor a menor: “Oso, puma, llama, alpaca, guanaco…”

Y fue así hilando el panorama andino con imaginación y destreza. Primero los mamíferos, después las aves y los reptiles para terminar. Cuando terminó, satisfecho, restregó sus manos generosas una contra otra; los habitantes de los Andes estaban listos para hacer su aparición en la historia.

-¿Y yo? –Se escuchó decir a una débil vocecilla.

El Altísimo buscó la voz, pero no podía descubrir de dónde venía. La Naturaleza misma fue llamada para colaborar en la búsqueda, pero no había caso: aunque la vocecilla continuaba reclamando atención, no podían descubrir su procedencia.

Esto, de ninguna manera era posible. Tanto El Creador como la Naturaleza estaban seguros de haber planificado todo hasta el último detalle. ¡No podía haber errores, hilos sueltos a pocos amaneceres del debut!

Intentaron ignorarla, pero la voz seguía allí, casi un gemido, casi  un … Un momento. ¿Acaso no era eso un maullido? Ah, eso ellos lo sabían bien, a los gatos les encanta esconderse, sólo era cosa de atisbar bajo la mesa, y  sí, cuando se inclinaron para ver bajo la mesa de trabajo del Creador, allí estaba: un gato ni tan pequeño ni tan grande, más bien enjuto de carnes, algo rayado, algo moteado, de cabello hirsuto, mechones de lince en las orejas, cola de  timón, aspecto decididamente modesto, menos pariente del puma que del ocelote. ¡Ambos habían ignorado su presencia, pero allí estaba, terco e insistente, valiente y osado, el gato Andino!

Fue de esta manera accidental que el Gato Andino se encontró encaramado en la cima de las grandes cumbres, correteando roedores y lagartos de poca monta que apenas alcanzaban a satisfacer su apetito, hecho que lo tenía siempre al borde de la hambruna.

Pero el Gato Andino ya había mostrado su temple y así como había reclamado su derecho antes los dos poderes se empeñó en sobrevivir a la evolución, la falta de comida y las exigencias de la vida por las alturas. Vivió, se aclimató, se sintió dueño de su destino y un día que se estiraba satisfecho bajo los tímidos rayos de un sol de invierno, se descubrió pensando en lo buena que era la vida y lo muy feliz que se sentía de ser quién era y de vivir donde vivía.

¡Y justo en ese momento, un cazador con menos sueño y más hambre que él  lo atrapó, mató y desolló y cuando llegó a su aldea, después de asar y comer su carne y pensando que no le había parecido ni tan buena, rellenó su pellejo con paja seca, le incrustó un par de ojos de obsidiana y lo encontró de lo más apropiado para ofrendarlo a los dioses, que sin duda alguna, agradecidos, le proporcionarían mejor presa la próxima vez.

El Gato Andino no estaba enterado, hasta ese momento, de la aparición de un nuevo habitante en Los Andes: el Hombre.

Así, de la misma triste manera y totalmente en contra de su voluntad, muchos gatos andinos fueron convirtiéndose en adorno de mal gusto en ceremonias religiosas de peor gusto aún. Vivían los pobres, a salto de mata, escondiéndose por aquí y por allá para escapar de la crueldad de sus asesinos.

Espantados, los Gatos Andinos decidieron elevar una solicitud de cambio de residencia ante El Creador, pero la respuesta fue lapidaria: no había espacio para cambios de ningún tipo y no sólo se trataba de espacio, había otra razón más importante: la incredulidad reciente y creciente de los hombres no estaba dejando espacio a la capacidad de maniobra del Creador, vale decir, que los decretos habían caído en un absoluto desprestigio y ya nadie los respetaba. Tratando de salvar sus vidas, las especies, incluida la humana, iban de aquí para allá asentándose como pudieran y  provocando el caos en el planeta

Tampoco la Naturaleza fue capaz de ofrecerles una solución. Aunque ella era la última en querer reconocerlo, lo cierto es que a los hombres la naturaleza les importaba un comino y no pasaba un día sin que se la pisotease y destruyese sin razón.  “Mejor, sugirió, traten de arreglárselas solos, a lo mejor si se ponen de acuerdo y se desplazan algo más arriba..”

¿MÁS arriba? El Gato Andino estaba indignado, si subían un poco más por los vericuetos de los Andes iban a terminar viviendo en el espacio sideral, y todavía no se había especificado nada al respecto. ¡Ni siquiera el hombre se había aventurado por el cosmos!

-¡Ya verán como sobrevivimos sin su ayuda! – maullaron antes de desaparecer entre los macizos de granito.

Y en eso están,  cada vez más escondidos, cada vez más lejos, cada día menos. No quieren ni aparecerse en las cercanías de los hombres. No sin sorpresa, han descubierto algún apoyo inesperado en los defensores de la fauna silvestre, aunque preferirían no tenerlo, porque odian los collares de rastreo y los dardos somníferos le ponen el pelo, ya de por sí tieso, parado como aguja. Pero nadie sabe cómo se las han arreglado para iniciar una campaña contra la superstición y cuentan para ello con el apoyo decidido de rinocerontes, tigres de Bengala, elefantes y ballenas. No falta un día en que una nueva especie los apoye decididamente y hasta se sabe de una carta enviada por el fantasma del Dodó, tildada de mito por los escépticos.

Los Gatos Andinos no se amilanan; de alguna manera, dicen, hemos llegado hasta aquí, y el hombre, este inquilino con pésimas costumbres, probablemente ni siquiera dure lo que Neanderthal. Ese, al menos, respetaba la naturaleza.

Read Full Post »

BRUJA

Cerré la puerta de un golpe, eché el pestillo y me metí a la cama de un salto; temblaba como una hoja. De pronto la casa de las señoritas Pereira de Olivar me parecía terrorífica, las ramas que el viento movía afuera dibujaban cosas horrorosas en el cielo, el apagado sonido de la música ya no era alegre, sino melancólico, todo en la casa crujía y casi podía ver como  extraños seres salían de cada rincón para  recorrerla de puntillas.  Por todos lados se escuchaba el chirrido de puertas que se abrían tratando de no ser notadas. ¿Qué estaba pasando fuera de mi refugio?

Una de las gatas, quién sabe cuál de ellas, comenzó a gemir tristemente en el segundo piso. De pronto tuve la certeza de que se trataba de Lisi, su herida le estaba causando  dolor…pero, ¿y si en vez de Lisi fuera Lisístrata la que gemía? La había visto claramente, tenía una herida horrible en la pierna y no podía quitarme de la mente su deplorable aspecto. Repentinamente, una espantosa idea cruzó mi mente: ¡Ellas se transformaban en sus gatas, eso era, mis amigas viejas eran en verdad unas brujas, unos monstruos que me habían invitado con quién sabe qué funestos propósitos!

Los minutos comenzaban a eternizarse y a convertirse en horas que se arrastraban como caracoles  moribundos  dejando detrás, en vez de una huella plateada,  un terrible rastro de desconfianza. Decidí que, pasara lo que pasara,  no iba a dormir. Si lo hacía estaría indefensa ante cualquier maniobra malvada que pudieran intentar.

Lentamente, algunas invitadas comenzaban a despedirse, los ecos de la fiesta iban muriendo. En algún lugar de la casa, la gata continuaba lloriqueando tristemente y yo aguantaba el sueño con todas mis fuerzas. Debo decir que no era tan difícil,  el miedo me impedía dormir.

Cuando todo quedó en silencio, escuché pasos en el corredor que  se fueron aproximando lentamente hasta detenerse ante mi puerta. Aterrada, descubrí que la perilla de la puerta intentaba girar.

-Toni ¿duermes? –Era la voz de Penélope. Apagué la lámpara y me sumergí bajo la cubrecama.

-Buenas noches, Toni, que duermas bien – la escuché decir. Luego escuché sus pasos alejándose y subiendo la escalera.

Me quedé allí, muerta de miedo, prendí la luz otra vez porque no era capaz de estar en la oscuridad. Me quedé allí tratando de no pensar en todas esas cosas absurdas que había visto, hasta que sin darme cuenta pasé de la vigilia al sueño y tuve las peores pesadillas de mi vida. En ellas, una gata de ojos amarillos me perseguía por la parcela tratando de matarme en medio de unas tinieblas espesas que se podrían haber cortado con cuchillo. Y yo, que no podía saber por dónde andaba, terminaba cayendo a la piscina y ahí, ahogado, ¡flotaba el cuerpo de don Miguel!

Yo gritaba desesperada llamando a papá y entonces una mano agarraba la mía. ¡Alguien me iba a salvar al fin!, mas, cuando me acercaba hasta mi salvador, lo que veía era el rostro arrugado de Penélope, con una sonrisa  siniestra bailándole en los labios y un chispazo diabólico en sus ojos amarillos.

Toc, toc, toc.

Desperté bruscamente al escuchar los golpes y me senté despacio, tratando de que nadie se diera cuenta de mis movimientos. Descubrí que todavía llevaba el vestido de Alicia y comencé a sacarme el tonto disfraz velozmente, rabiando con los innumerables botones, cierres y broches. Los golpecitos en la puerta cesaron y yo todavía no era capaz de sacarme el vestido de Alicia en el País de las Maravillas. ¿Qué maravilla, no? Cualquiera querría pasar una noche tan maravillosa como la anterior.

-Toni, el desayuno está listo, te esperamos en la cocina –anunció Penélope.-, arriba, pronto llegarán tus padres.

Sus palabras terminaron de darme alas. ¡Papá venía a rescatarme al fin! Me quité las medias y los zapatos y me puse mi ropa. Ahora, de regreso en mi piel, mis jeans y mi polerón me sentía más segura, estaba usando un par de buenas zapatillas, algo viejitas, excelentes  para echar a correr de ser necesario y las hermanas, yo estaba segura de eso al menos, estaban demasiado viejas para alcanzarme.

Pero debajo de cada pensamiento de alivio se abría otro de horror: ¿Y si las que me perseguían eran las gatas? Ya sé que son tan viejas como sus amas, pero los animales son mucho más rápidos que nosotros, no me quedaría otra que buscar una escoba para defenderme. ¡Un momento, yo sabía dónde estaban, justo a la salida de la cocina había visto una la noche anterior! Si tenía que escapar por los jardines la pescaría y la usaría para defenderme.

Oh, no, no podía ser yo la que estaba pensando todas esas  tonteras. Penélope me había llamado a desayunar, ya era día claro, papá estaba por llegar. Me repetía una y otra vez que todo era nada más que mi imaginación, pero no tenía muy buena llegada conmigo misma, porque al segundo siguiente ni yo me creía.

Apenas estuve lista, fui hacia la puerta, corrí el pasador y la abrí lentamente, tratando de no hacer ruido. El pasillo estaba vacío y no se escuchaba nada en las cercanías.  De  la cocina,  sin embargo, llegaba sonido de platos y el escurrir del agua en el fregadero. Tomé mi bolso y salí paso a paso. Las ventanas de la sala estaban abiertas y una brisa fresca entraba desde los jardines; tal como el día anterior, los pájaros cantaban y algunos insectos madrugadores comenzaban a zumbar sobre los arriates de flores. Armándome de valor, entré en la cocina.

Gertrudis estaba bebiendo en una gran taza desayunera y Penélope lavaba algunos platos con sus manos enguantadas. Ni luces de Lisístrata. Ambas hermanas se dieron vuelta a mirarme y con una sonrisa acogedora me dieron los buenos días. El aroma del pan tostado y los huevos con jamón me asaltaron haciéndome descubrir que estaba muerta de hambre.

-Ven, Toni, ya te serví chocolate –dijo Penélope.

Comí despacio, me moría de hambre, pero estaba tan nerviosa que apenas podía tragar. Era un desayuno muy bueno; jugo de naranja, huevos, dulces surtidos y tostadas crujientes rebosantes de mantequilla. Hubiera querido decir que no quería y salir volando, pero mi barriga gruñía peor que la de Tito cuando espera sus pellets.

-¿Y Lisístrata? –Tenía qué preguntar, no podía seguir en la ignorancia.

-No sabes nada, Toni; anoche salió corriendo detrás de las gatas y se cayó en el jardín, se hizo un rasguño horrible y está toda adolorida. Además que su vestido quedó para la historia y era su disfraz favorito.

-Conseguir esas telas hoy es imposible, no quedará otra que mandarlo a reparar al Zurcidor Japonés-comentó Gertrudis con voz de ultratumba. Había olvidado cuánta importancia le dan a su vestimenta  las hermanas Pereira.

-¿Existe todavía? Lo dudo mucho. No importa, yo buscaré alguien que lo deje como nuevo- Penélope estaba muy seria.

En eso sonó el teléfono. Penélope salió a contestar y volvió  casi al instante.

-Han llegado tus padres, están esperando afuera, Toni. Les dije que en cuanto terminaras salíamos.

-Ya terminé, gracias –respondí. Y me paré de un salto, tomé mi mochila y salí de la cocina.  No quería quedarme un segundo más en esa casa. Ya sé que hasta ayer apenas pensaba que ellas eran mis mejores amigas, pero ahora no podía mirarlas a la cara sin pensar que me estaban engañando. Hasta olvidé despedirme de Gertrudis.

Papá y mamá aguardaban por mí en el gran portón de entrada. Los abracé y subí al utilitario de un salto, cerrando la puerta tras de mí.

-Antonia –dijo mamá-, no te has despedido de la señorita Penélope.

Debo haberla mirado con ojos suplicantes, de manera que la propia Penélope se acercó a la ventanilla y me hizo señas cariñosas, que correspondí lo mejor que pude. Lo único que quería era salir de ahí lo antes posible y no quedé tranquila hasta que  nuestro  fiel cacharrito empezó a dejar atrás las calles sombreadas por inmensos árboles. Sólo cuando alcanzamos las primeras  calles transitadas  me pude relajar.

-No hallaba las horas de volver a casa –suspiré.

Y mamá, sorprendida, se dio vuelta a verme.

-Antonia, qué es eso, parece que no lo hubieras pasado muy bien.

-Claro que no, mamá, todo estuvo bien, pero me asusté un poco. Después de todo, era la noche de Halloween.

Read Full Post »