Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 18 mayo 2011

Entre  el 1 y el 4 de mayo, tuvo lugar en el salón de actos de la Biblioteca de Coyaique, el Seminario en Patagonia, leer para vivir más, ello en el marco del programa de Formación Lectora.

Con  esa hermosa biblioteca como escenario y un numeroso y activo público, se preparó educadoras y apoderados para incentivar  desde la primera infancia el amor por la lectura. Para ello se contó con la  participación de la Corporación Lectura Viva, conocido soldado de esa cruzada. Allí estuvieron Mariagé Bautista, Aramis Quinteros, Isabel Sierrralta, Sergio Pezoa y  Lauren Poupin, trabajando sobre ese fértil terreno que es la participación del pueblo coyhaiquino.

Personalmente, tuve oportunidad de visitar  los colegios Camino a la fuente, Antoine de Saint Exupery y  República Argentina y de participar en la Tertulia Literaria de la Escuela Pedro Quintana Mansilla . Todas y cada una de esas visitas contaron con la  presencia de niños de quinto básico a primero medio, llenos de interés, educados, acogedores y creativos. Niños que enorgullecerían a cualquier colegio, en nuestro país o en el extranjero.  No cabe duda que el mayor tesoro de la Patagonia chilena son sus habitantes y ojalá les permitamos seguir desarrollándose de acuerdo a sus propios deseos e intereses. Después de todo, y por largo tiempo,  los patagónicos no recibieron ayuda alguna para su tarea colonizadora, ¿por qué entonces deberíamos acordarnos de ellos para intervenir su tierra?

¡Linda Patagonia,  un collar de esmeraldas engastadas en plata y circundadas por aguamarinas, las aguas azules de nuestro mar austral!

Anuncios

Read Full Post »

Queridos lectores,  nuestro blog lanza esta nueva sección con el fin de apoyar a nuestros lectores que escriben. Por esa misma razón, invitamos a aquellos de ustedes que tengan alguna opinión no calificadora, sino técnica, sobre los textos que se publiquen, a participar en ella. Nuertros primeros textos vienen del extremo sur de Chile, específicamente, Coyhaique, donde tuve la afortunada ocasión de estar hace un par de semanas. Fueron producidos en el taller literario de apoderados del colegio San José Obrero. Bienvenidos, amigos de esa bella, acogedora y esforzada ciudad.

“AZÚCAR FLOR

Autor anónimo

Para mi Flor era la más bella mujer del mundo,tenía los ojos color cielo,  una piel blanca casi trasparente, voz angelical y una baja estatura  que agrandaba aún más su encanto. Era sin dudas el amor de mi vida, el único motivo para seguir aquí, amaba todo lo que decía o hacía, miraba o tocaba, Flor era una mujer tan mágica que a veces me parecía irreal, disfrutaba de la poesía, la música clásica, el buen cine y la pintura.

La misma majestuosidad que Flor poseía me permitió ignorar sus defectos, si es que se pueden considerar defectos el excesivo cuidado que le brindaba a su colección de estampillas, monedas antiguas y prendedores, su empeño por mantener todo limpio y en perfecto orden dentro de la casa, y ese inexplicable pánico que le causaban los insectos, en especial las hormigas.

Así, esta secuencia de imágenes llamada vida seguía adelante, particularmente la mia giraba en torno a Flor, cuando nos despedíamos cada mañana antes de irme al trabajo, sólo deseaba que el día pasara para volver a verla.

Ese día caminé sin apuro a casa, como sabiendo que la escena que allí me esperaba, iba a permanecer inmóvil por varias horas más.

Al abrir la puerta lo primero que siento es un exquisito olor a queque de nuez, entonces sonrío y exhalo para disfrutar en mayor magnitud el ambiente. Luego, y justo antes de anunciarle mi llegada, vi una larga línea que bajaba de la ventana al suelo, y de ahí se dirigía a la cocina. Eran hormigas, toda alineadas una tras otra  marchando hacia un solo destino. Al llegar a la cocina vi a Flor con las manos llenas de ellas, pero a pesar del miedo que le causaban, esta vez  no gritó, no lloró ni saltó desesperada. Flor estaba muerta sobre el helado suelo.

Junto a su cabeza una oscura poza de sangre, un poco más allá el frasco roto de azúcar flor, a sus pies la silla tirada. En el mesón estaba aún caliente  y con azúcar flor el queque de nuez, entonces corté un trozo  y con lágrimas en los ojos comencé a comérmelo, traté de reconstituir así la muerte de Flor-

Ya me había comido tres pedazos cuando concluí que todo había sido un accidente, y como sucedió. Subió a la silla para sacar el frasco de azúcar flor, bajó, lo esparció sobre el queque de nuez y al intentar nuevamente subir al estante cayó al suelo  volcando la silla y botando el frasco. No fue difícil darse cuenta de los hechos, talvez alguien con experiencia en este tipo de asuntos, hubiese tardado menos trozos de queque en reconstituir lo sucedido, pero hay que considerar que yo me encontraba bastante afectado.

Entre el cuarto y el sexto trozo de queque me dediqué a recordarla, los mejores momentos de mi vida fueron con ella, y mirándola muerta en el suelo de la cocina, se me vinieron  todas esas imágenes a la cabeza. Ya en el penúltimo trozo, invadido por la pena, llegué a la conclusión de que el final de Flor estuvo lleno de circunstancias y coincidencias. Si Flor no hubiese sido tan pequeña no hubiese necesitado subirse a la silla, por otra parte, su temor a las hormigas fue motivo de la altura exagerada del frasco, lo se porque me lo comentaba cada vez que me pedía  que le bajara algunos dulces ingredientes del estante.”

Estimado autor, me gusta tu cuento, el título me parece perfecto, buena metáfora;  tu sentido de humor, la sutil ironía conque está narrado, te invito a perseverar. La escritura es un arte que se aprende  con dos sencillos ejercicios, leer y escribir. Hay grandes cuentistas que resultan los mejores maestros.

Te recomiendo, una vez terminado el relato, leerlo algunas veces en voz alta, eso ayuda a simplificar la puntuación y aclararla. Te sobran algunas  comas, lo que a veces resta dramatismo y otras cambia el sentido de las palabras.

La anécdota, muy buena. Sólo puedo recomendarte simplificar algunas oraciones, tratar de escoger la palabras exactas para dar el sentido deseado -por ejemplo. lo alto del frasco de azúcar es obviamente la altura a la que está puesto, pero no queda claro en palabras.

Tienes talento, perservera. Uno puede reescribir un texto hasta que quede perfecto.  Hay cosas que se pueden decir con sencillez, sin necesidad de palabras elegantes, pero que resultarán más impactantes y golpeadoras. Elige los adjetivos con precisión, una Flor hermosa y diminuta no es fácil que sea “majestuosa”   Buena suerte, no dejes de escribir, si algo queda claro es que tienes materia prima.

Alida

Read Full Post »